, ,

CRM y automatización de Marketing

Cuando un negocio comienza a crecer y el volumen de trabajo supera la capacidad productiva, resulta difícil ofrecer una relación 1 a 1 con los clientes. En este preciso momento conviene pensar en una solución CRM (Customer Relationship Management) que facilite la automatización de marketing en la organización. Gestionar todas las tareas comerciales y de mercadeo a través de las tradicionales hojas de cálculo y otros softwares convencionales de uso limitado puede no ser la mejor opción para una empresa que quiere aprovechar las oportunidades y mejorar sus operaciones.

Las organizaciones recurren a la automatización de marketing para alcanzar una mayor eficiencia en sus acciones. Éste ayuda a manejar las interacciones de los prospectos para detectar y calificar oportunidades de venta o leads, acortar ciclos de venta y gestionar efectivamente las campañas digitales, además, ayuda a la organización a reducir los costos de los procesos y mejorar las tasas de conversión y de retorno de la inversión.

 

Lee: De lead a cliente con CRM

Marketing basado en CRM

 

Dynamics CRM, por medio de su componente de marketing, es una solución que permite controlar de principio a fin las campañas de mercadeo ofreciendo en todo momento información de las actividades realizadas en tiempo real. En entornos digitales, permite realizar segmentaciones y gestionar campañas llevando un registro del presupuesto y las actividades asociadas. Sus cualidades para la automatización se ven reflejadas en sus ofrecimientos:

  • Información única y centralizada para la administración de prospectos y clientes.
  • Visión 360 de los clientes, con perfil detallado e historial de cada uno de ellos.
  • Gestión eficaz del ciclo de vida de las campañas.
  • Segmentación de registros de acuerdo a criterios combinados.
  • Envío de correos electrónicos personalizados.
  • Historial de respuestas de campaña y seguimiento.
  • Registro de prospectos resultantes de las campañas ejecutadas.
  • Asignación de actividades de la campaña a distintos integrantes del equipo.
  • Medición de la efectividad de la campaña a través de informes.
  • Presentación de paneles con indicadores clave de desempeño y gráficos.
  • Posible integración con Outlook, Word, Excel y Skype for Business.
  • Notificaciones de próximos eventos de marketing desde Outlook.

Es evidente que la enorme cantidad de información generada en sistemas como Dynamics CRM establece una base sólida para idear campañas basadas en marketing automatizado, asimismo, las herramientas de administración y análisis facilitan la vida en los departamentos de tal manera que ser obsoleto no puede ser un opción.

Para mantener una relación personalizada con los clientes y sacar ventaja de toda la información provista por las soluciones, es conveniente contar con la tecnología apropiada. Si la compañía no contempla instrumentos para mejorar las relaciones con los clientes y automatizar sus esfuerzos de marketing, tanto su gestión comercial como productividad empresarial se verán seriamente limitadas.

 

También lee: Marketing relacional, mejor con CRM

, ,

ERP… ¿Y la responsabilidad social empresarial?

La responsabilidad social empresarial (RSE) es una combinación de aspectos legales, éticos, morales y ambientales. Aunque exista cierta normativa frente al tema, se trata de una decisión voluntaria, no impuesta. Orientar los esfuerzos de la compañía únicamente a obtener resultados basados en teorías de producción y ventas, pero sin tomar en cuenta el impacto social, es a largo plazo contraproducente para una empresa que busca la rentabilidad. La vieja forma de pensar no mide la afectación que se puede crear en el entorno social, humano y ambiental, lo que tiende a vulnerar los principios éticos, morales y cívicos de la organización.

La RSE se asocia con una conciencia responsable, sin embargo, no es filantropía ni caridad, tampoco es marketing. La RSE está diseñada para convertir a los negocios en mejores compañías. Un paso esencial para fomentar este compromiso es el ejercicio de una cultura empresarial basada en nuevos enfoques y valores, esto implica trabajar atendiendo la importancia del hombre como individuo, así como la importancia de la relación de éste con su entorno. Igualmente, implica el abordaje de la transformación digital y la apreciación de las tecnologías de la información como un componente significativo en la organización.

Durante el desarrollo de un plan de RSE se pueden generar grandes cantidades de datos relativos a impactos, financiación, empleados, gestión de riesgos, toma de decisiones, estándares, etc. Esta particularidad demanda la implantación de sistemas que ayuden a administrar eficientemente todo este flujo de información. Los ERP o Enterprise Resource Planning, al estar diseñados para integrar, automatizar, simplificar y optimizar los datos y procesos de la compañía, benefician ampliamente las labores cotidianas en torno a la RSE. Por otro lado, la petición de procedimientos a satisfacer para cumplir con normas internacionales de auditorías de RSE, que se enmarcan fuertemente en contextos influidos por las tecnologías de información, evidentemente también se ven beneficiadas por soluciones ERP.

 

Lee: ERP para la gestión de recursos humanos

 

La demanda creciente de la sociedad por conocer el nivel de compromiso social y ambiental de las compañías encuentra cobertura en su información financiera y de gestión. Con la ayuda de un sistema de gestión empresarial es posible desarrollar los planes de RSE con más facilidad y consolidar el cúmulo de datos según políticas preestablecidas para cada acción, lo que permite a la organización tener una base firme y documentada sobre su labor en el ámbito social, a nivel interno y externo. Al mismo tiempo, se blinda en aspectos que puedan perjudicar a la empresa como violaciones de derechos humanos, corrupción y delitos ambientales.

La relación entre la responsabilidad social empresarial y ERP podría considerarse horizontal. Un plan de RSE debe poder servirse de las funcionalidades de un ERP y hacer de este una solución capaz de trascender de la cualidad para el fortalecimiento de la cadena de suministro a la de facilitar las actividades que contribuyan con el bienestar de la sociedad.

 

Lee también: ERP, el auxiliar para lograr la certificación ISO

 

La importancia de la visualización de datos

En tan sólo pocas horas una empresa puede generar una enorme cantidad de datos, datos que deben ser filtrados y presentados de forma que puedan ser interpretados y analizados para ayudar a la toma de decisiones en la compañía. En este proceso intervienen las interfaces interactivas que definen a la ciencia del análisis de datos o data science. Como campo interdisciplinar interviene la visualización de datos o data visualization, terreno en el que influyen aspectos como la comunicación visual, el diseño gráfico, la teoría de la información y la interface del usuario.

Muchos de los conceptos de análisis y de visualización surgieron a partir del Business Intelligence (BI) o inteligencia de negocios, que analiza los datos provenientes de sistemas transaccionales u operacionales como Enterprise Resource Planning (ERP) y Customer Relationship Management (CRM) con la finalidad de optimizar las estrategias de la organización y aumentar su productividad y rentabilidad.

Te podría interesar: ERP, CRM y BI, la combinación para hacer crecer exponencialmente a la organización

Es un tema científico, artístico y empresarial

En la presentación de la información dada en entornos BI, existen tres factores que suceden de manera importante: los datos, la interacción y la estética, así, la visualización vincula de cierta forma a la ciencia con el arte que, en este caso, debe ser abordado en función de una visualización práctica y amigable, pero esta idea no termina allí. En un contexto corporativo donde cada segundo cuenta, ahorrar es una exigencia y la complejidad de las estructuras organizacionales dificultan el flujo de información, las herramientas de visualización de la información se convierten en medios insustituibles que permiten tanto ahorrar dinero, tiempo y esfuerzos como generar un valor diferencial.

También es un tema biológico

El cerebro humano está mejor diseñado para procesar la información de manera visual. El ojo y la corteza cerebral forman un procesador con un ‘ancho de banda’ superior al de los centros cognitivos para textos, de modo que la comprensión y el conocimiento que emana de lo gráfico serán más efectivos en la medida en que las tecnologías en torno a la visualización respondan a las peculiaridades biológicas del hombre. Por otro lado, se podría afirmar, gracias a los negocios que manejan soluciones de este género, que un nuevo tipo de empresa ha nacido a partir del desarrollo de la destreza analítica alcanzada por lo visual.

El procesamiento, análisis y comunicación de datos representan una serie de desafíos éticos y analíticos para la visualización ejercida por medio de softwares especializados o aplicaciones como BI. Este campo emergente de la ciencia es capaz de proporcionar, con gran fidelidad y seguridad, una radiografía del comportamiento de la compañía, lo cual la ayuda no sólo a definir sus estrategias, sino que la empodera y habilita para la llamada hipercompetencia global.

También te podría interesar: Business Intelligence para la toma de decisiones

, ,

Marketing relacional, mejor con CRM

La esencia del marketing relacional se basa en la generación de relaciones duraderas -y rentables- con los clientes. Este concepto ha marcado un cambio en la orientación estratégica del marketing tradicional para trascender de la búsqueda de captación de clientes (transacciones) a la búsqueda de su satisfacción en el largo plazo (relaciones).

En el marketing relacional, la venta de un producto no es el fin del proceso, sino el principio de una relación duradera con el usuario, relación basada en la confianza, capaz de generar aprendizajes y tornarse más inteligente en cada interacción. En términos generales, los aspectos que se integran durante la generación de este tipo de vínculos son el servicio al cliente, la calidad y el marketing.

 

marketing-relacional

Como se entrevé, la idea que existe detrás del marketing relacional es la anhelada fidelización. Para alcanzarla, se debe crear una cantidad considerable de usuarios satisfechos por medio tanto de una atención al cliente excepcional, la cual deberá ser cercana y personalizada, como del otorgamiento de beneficios que distingan a la marca de la competencia. Evidentemente, mantener un número de clientes que responda a las expectativas de la organización dará mayor estabilidad a la empresa, y si se alcanza una cantidad concreta de clientes fidelizados, esto supondrá un porcentaje de ingresos más elevado.

Para alcanzar la fidelización debe tenerse en cuenta que, por lo general, los clientes saben qué desean o necesitan. Esto implica poner a disposición diversos canales de contacto, estudiar permanentemente a los públicos, escuchar bien al usuario y trabajar afanosamente por la cobertura de sus requerimientos. Este camino es facilitado hoy por las tecnologías interactivas y de base de datos que tienen las empresas a disposición.

 

Te podría interesar: Por qué es importante escuchar al cliente

 

Uno de los complementos más útiles para agilizar las acciones de marketing relacional es el Customer Relationship Management o CRM, sistema que recolecta información valiosísima para el área a la vez que permite comunicar los beneficios y soluciones que ofrece la empresa a sus seguidores.

El significado de CRM se entiende con facilidad al ser traducido literalmente del inglés: sistema de gestión de relaciones con los clientes. Esta solución es capaz de proveer a la organización de las claves para afinar sus próximas maniobras mercadológicas y supone un modelo de negocios cuya estrategia tiene el fin de lograr la identificación y administración de aquellas relaciones/cuentas más valiosas para la compañía, labores que conviene realizar de manera diferenciada para mejorar la efectividad sobre los clientes. Visto así, se trata de ser más efectivos al momento de interactuar con los usuarios.

Las funcionalidades de un CRM básicamente transitan por ventas, servicio al cliente y marketing, esto circunscribe soporte, e-commerce, telemarketing, planificación y automatización de campañas, segmentación, gestión de redes sociales, etc. Al permitir la integración de sistemas Enterprise Resource Planning (ERP), un CRM propicia experiencias altamente satisfactorias, lo que fortalece aún más su misión y le otorga puntos a la compañía frente a su adversario.

La importancia de implantar el CRM adecuado y optimizarlo al máximo es fundamental para las empresas que ofrecen productos y servicios. Tras el desarrollo de sus componentes, el ejercicio del marketing relacional con el apoyo de CRM debe ser capaz de proporcionar una verdadera satisfacción al cliente y generar con éste un vínculo duradero y confiable.

También te podría interesar: Cuatro claves para ser realmente una empresa customer centric

, ,

15 errores que evitar al implantar un ERP

Cuando hablamos de la implantación de un Enterprise Resource Planning (ERP), hablamos de posibilidades para la empresa de crecer de sostenidamente y aumentar su rentabilidad y productividad. Si bien un ERP puede ser aprovechado de manera importante, el proceso de adquirirlo y adoptarlo implica ciertas complejidades que conviene tener claras. De lo contrario, las probabilidades de que el resultado no sea el esperado podrían ser bastante elevadas.

Un punto fundamental donde las compañías suelen presentar falencias tiene que ver con la definición del objetivo principal y alcance del proyecto. Este aspecto, que deberá ser soportado en los procesos y en la cultura de trabajo de la empresa, tanto a escala macro como a escala individual en cada uno de los miembros del equipo, marca el pie con que se dará inicio al proceso, de manera que su atención es vital para alcanzar el valor anhelado con la adopción del sistema.

Te podría interesar: 11 beneficios de contar con un ERP

A continuación presentamos las situaciones y errores más frecuentes en la implantación de un ERP que, por tanto, deben ser evitados:

  1. Seleccionar erróneamente al equipo: Se necesita de personas eficientes, de aquellas que conocen a profundidad el manejo de la compañía y cómo se llevan a cabo sus procesos, con particularidades y posibles conflictos.
  1. Asignar a un líder inhabilitado para tomar decisiones: No se debe asignar a una persona sólo porque esté disponible para llevar las actividades. La persona idónea debe conocer la organización de la A a la Z, saber establecer prioridades y tener la jerarquía para tomar decisiones.
  1. Falta de actitud innovadora y un equipo de trabajo comprometido: La implantación puede tomar meses, por lo que se necesita gente capaz de construir con una actitud positiva, conciliatoria y de resolución de conflictos.
  1. Falta de participación de directivos: Es imperioso que más allá de delegar tareas, los directivos se comprometan e involucren en reuniones para ayudar a definir objetivos y detectar posibles complicaciones.
  1. Falta de planificación y metodología: Un ERP no se puede adoptar de forma improvisada. Se deben comprender las fases de implantación, documentarlas y hacer revisiones. Antes de elegir una solución conviene realizar una auditoría sobre los procesos y políticas de la empresa.
  1. Confusión en los objetivos y alcance: Esto supone un riesgo sobre el presupuesto, altera los tiempos y disipa esfuerzos. No tener claros los objetivos de un proyecto nunca podrá propiciar el éxito del mismo.
  1. Considerar el precio como variable principal de selección: La eficiencia de una solución no se debe medir por su precio, sino por la capacidad que ésta tiene para resolver las necesidades que plantee la organización.
  1. Pretender ahorrar en cuestiones fundamentales: Pensar en ahorrar dinero eliminando aspectos como la capacitación o el soporte técnico provocará una pérdida de tiempo y retrasarán el disfrute de los beneficios del sistema.
  1. Capacitación y gestión del cambio inadecuadas: La formación en un nuevo sistema es crítica. Los usuarios deben dejar de trabajar con su herramienta habitual y aprender a hacer las cosas de otra manera. Mientras más formados resulten, mayores serán los beneficios de la inversión y la resistencia al cambio, más corta.
  1. Comunicación deficiente: Este punto suele estar acompañado de una equívoca gestión del cambio. Una comunicación deficiente de los objetivos, fases del proyecto y funcionalidades del sistema puede desembocar en la falta de compromiso del equipo y en una resistencia al cambio prolongada.
  1. No estudiar detalladamente a los proveedores: Se aconseja investigar trayectoria y solidez, igualmente solicitar referencias de varias empresas y elegir, más que a un proveedor, a un aliado del negocio.
  1. No estimar la limpieza de datos: La migración de datos es una tarea pesada e involucra información que a veces varía hasta el último momento. Con el fin de minimizar errores, se precisa que la programación y parámetros de procedimiento se pongan en marcha desde el principio. Un ERP es tan bueno como los datos que están en él.
  1. Asumir que la implantación es un proyecto sólo de sistemas: Un ERP se debe visualizar como un proyecto integral y estratégico para el crecimiento de la organización. Además de incluir recursos tecnológicos y de infraestructura, contempla el capital humano.
  1. Reposar la responsabilidad del proyecto en el proveedor: La empresa debe comprender el carácter de corresponsabilidad de la implantación y no perder de vista que el resultado de ésta será el instrumento con que la firma operará sus procesos diarios.
  1. Descuidar el mantenimiento: El mantenimiento preventivo es clave para cuidar la inversión. Si éste no se realiza oportunamente, los sistemas podrían volverse obsoletos en un tiempo menor que el esperado, lo que afecta las dinámicas de la compañía y los procesos de negocio.

Como es evidente, la mayoría de los errores podría evitarse con una planificación adecuada, por lo que es primordial que los directivos de empresas tengan presente cada uno de estos aspectos al momento de definir cómo será la implantación del ERP de su organización.

También te podría interesar: Diferentes tipos de ERP y cómo elegir uno

Por qué escoger Microsoft Azure como la nube de tu organización

Algo es claro, el clouding es una tendencia irreversible y las empresas que han asumido verdaderamente la transformación digital, si no tienen la disposición de acuñarse a esta realidad, difícilmente podrán adecuarse a los constantes cambios de un entorno cuya pauta es marcada, en buena medida, por la tecnología.

En pocas palabras, Azure es el servicio en la nube de Microsoft. Se trata de una plataforma general que ofrece diferentes servicios para aplicaciones que van desde servicios que alojan aplicaciones en alguno de los centros de procesamiento de datos de Microsoft para ser ejecutados sobre su infraestructura cloud computing, hasta servicios de comunicación segura y federación entre aplicaciones o identidades.

Las herramientas integradas, las plantillas precompiladas y los servicios administrados facilitan notablemente la compilación y administración de las aplicaciones empresariales. Bien sea en un entorno web, móvil o del Internet de las Cosas (IoT), la rapidez de las acciones en Azure  garantiza el acceso a información fiel de manera oportuna, lo que agiliza la toma de decisiones en la organización. Al proveer de una plataforma híbrida, abierta y escalable –principales características de Azure-, la solución se constituye como la opción más acertada para las empresas que desean contar con un servicio en la nube de clase mundial.

Lee: ¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

 

Híbrida

Azure permite trabajar desde sistemas privados como servidores, data center y contenedores hasta una cloud abierta. Algunos proveedores de servicios en la nube instan a escoger entre un centro de datos del cliente y la nube. No es el caso en Azure, que se integra cómodamente con su entorno TI actual por medio de una enorme y segura red de conexiones privadas, cifrado de datos, soluciones de base de datos y almacenamiento híbridos. De esta forma, los activos se mantienen justo donde deben estar cuando se necesitan.

Abierta

Cuando decimos que Azure es abierto, nos referimos a que permite utilizar cualquier tipo de lenguaje de desarrollo así como trabajar sobre cualquier plataforma o sistema operativo. Azure, al soportar la mayor cantidad de estándares del mundo, permite interoperar entre cualquier tipo de tecnología, ya sea que la organización ejecute contenedores Linux con integración Docker o compile aplicaciones con JavaScript o PHP para dispositivos iOS, Android o Windows.

Hiperescalable

La plataforma tiene la habilidad de hiperescalar según las necesidades detectadas. Si se está trabajando en WordPress y alguna plataforma de e-commerce, Azure va a escalar de forma automática en alguna temporada o evento específico; utilizará los recursos que necesita sin la necesidad de provisionar de máquinas con antelación o pagar por adelantado. Los servicios de Azure de pago por uso se pueden escalar o reducir con rapidez para adecuarse a la demanda, únicamente se paga por lo que utiliza.

Desde pequeños proyectos de desarrollo hasta grandes lanzamientos internacionales, Azure está ideado para controlar cualquier carga de trabajo. Con respecto a la seguridad, Microsoft ha asumido un compromiso real en el sector de proteger los datos y la privacidad de miles de empresas. Es la primera corporación en adoptar ISO 27018, primer código de conducta internacional para la privacidad en la nube y, por dos años consecutivo, el único proveedor situado como líder en los cuadrantes mágicos de Gartner de Infraestructura en la nube como servicio, Plataforma de aplicaciones como servicio y Servicios de almacenamiento en la nube. También creó Azure Government, versión independiente de Azure diseñada para cumplir las rigurosas exigencias de cumplimiento de las agencias públicas de Estados Unidos.

Lee también: ¿Confiar en la nube?

 

Innovación, disrupción y Business Intelligence

Si bien a lo largo de la historia siempre se ha innovado, no es hasta hace unos pocos años que el término se acuñó al mundo empresarial para crear una disciplina que las organizaciones hoy se esfuerzan por profundizar. Sin embargo, la innovación no se decreta simplemente, se trata de un ejercicio continuo alrededor de los saberes que implica el desarrollo de nuevas formas de hacer las cosas.

La innovación se puede definir como el proceso mediante el cual productos o procesos productivos, desarrollados a partir de nuevos conocimientos o a la combinación novedosa de conocimientos ya existentes, son introducidos en los mercados de manera eficaz. Para los consumidores, la innovación significa mejores productos o servicios en términos de precio y calidad, lo que da como resultado una mejor calidad de vida. Para las organizaciones, la innovación puede resultar en mejores retornos derivados de la posibilidad de producir bienes diferenciados o de emplear técnicas de producción más eficientes que las aplicadas por la competencia. Adicionalmente, las empresas que generan capacidades permanentes en el campo de la innovación, es de esperarse que cuenten con mayores conocimientos para responder de forma más acertada y rápida ante las variaciones del entorno o las amenazas competitivas.

Evidentemente, la innovación trae consigo un riesgo implícito que tiene que ver con el tiempo, dinero y esfuerzo invertido, por lo que las tecnologías de información, aplicadas a plenitud y con visión, ayudan a descubrir oportunidades doradas para que las compañías evolucionen con la transformación de sus operaciones, la generación de valor para el cliente y la creación de nuevos modelos de negocio; esto con un riesgo menor que aquel que deben asumir las organizaciones cuya transformación digital es llevada a medias.

 

Te podría interesar: ¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

 

La mayor parte de las innovaciones son evolutivas, pero pocas podrían considerarse disruptivas, es decir, que influyan en los hábitos, enfoques y el mundo que las rodea.

Por lo general, las empresas disruptivas tienen varios rasgos en común: se centran en la satisfacción del cliente; manejan extensos indicadores de negocio, tanto financieros y estratégicos como operativos; mantienen la innovación como su eje (se reinventan antes de la competencia) y aprovechan las bondades de Business Intelligence (BI) es su amplio espectro.

Para las compañías innovadoras y disruptivas, la centralización de la información de los clientes y las operaciones así como las confiables analíticas provistas por BI funcionan como el cerebro de la organización. La algoritmia y la inteligencia artificial son instrumentos esenciales para operar eficiente e inteligentemente un negocio. En este sentido, la posibilidad tener una visión 360 de la empresa y trabajar con predicciones no sólo facilita los esfuerzos en torno al aumento de la rentabilidad, sino que empodera a la organización para ser la punta de lanza en el sector.

La innovación, más si es disruptiva, no sólo genera nuevos productos; como externalidad fundamental genera conocimientos y capacidades que harán que la empresa pueda afrontar los desafíos del futuro con mayor fortaleza. Y un país fuerte en el ámbito de la innovación, en definitiva, está mejor preparado para responder con tino a las incertidumbres originadas por la hipercompetencia global.

 

También te podría interesar: CRM, ERP y BI, la combinación para hacer crecer exponencialmente la organización

 

,

¿Prolongar el ciclo de vida de un producto con el apoyo de CRM y ERP?

El concepto de ciclo de vida de un producto sirve como herramienta de marketing. Conocer en qué fase del ciclo se encuentra un bien o servicio permite trazar estrategias atinadas para alargar su vida en el mercado, por tanto, disponer de soluciones Enterprise Resource Planning (ERP) y Customer Relationship Management (CRM), que bien facilitan estas dinámicas, es clave para la subsistencia de la compañía de servicio o manufacturera de hoy.

La observación de las situaciones que atraviesa un producto en el mercado hacen deducir que éste recorre un camino semejante al de los seres vivos. El concepto de ciclo de vida de un producto fue empleado por primera vez en un artículo de la Harvard Business Review (1965). Theodore Levitt, el autor, manifestó que los productos, al igual que las personas, nacen, crecen, se desarrollan y mueren; sin embargo, las realidades empresariales y de los mercados hicieron que años después especialistas y teóricos incorporaran un nuevo escalón al ciclo, que implica el desarrollo satisfactorio del bien: fase de turbulencia, así, a la fecha se debería hablar de cinco etapas:

  1. Lanzamiento o introducción
  2. Turbulencias
  3. Crecimiento
  4. Madurez
  5. Declive

El ciclo de vida no es igual para todos los productos. Aquellos de consumo masivo, por lo regular, tienen una madurez bastante prolongada y sus estrategias cambian en la medida en que el bien también cambia de fase, de ahí la importancia de conocer en qué etapa se encuentra. La publicidad, por ejemplo, en el momento de introducción debe ser informativa; en las etapas de crecimiento y madurez debe ser persuasiva; durante el declive debe estar orientada a la recordación. Por su parte, la distribución suele ser baja en la primera etapa; aumenta en la madurez y baja nuevamente en el declive.

Las marcas se esfuerzan por prolongar la vida del producto todo lo posible porque resulta más barato mantenerlo a éste en el mercado que retirarlo y lanzar otro nuevo. Existen diferentes técnicas para evitar o retrasar la etapa de declive. El relanzamiento es una de ellas, implica un cambio de fórmula o en las características del producto. Asimismo la actualización, manifestada muchas veces con el cambio de diseño o presentación. La prolongación de la fase de madurez busca incrementar frecuencias de compra o promover nuevos hábitos de consumo entre quienes ya son compradores o en otros segmentos. En la fase de declive es frecuente intentar mantener una demanda residual por medio de descuentos, rediseños o innovaciones.

En cualquiera de las fases y estrategias mencionadas, las soluciones ERP y CRM ofrecen claras luces de cómo proseguir en el sentido mercadológico. El soporte alcanzado con estas tecnologías en cada eslabón de la cadena de suministro agiliza lo referente a la fabricación, almacenamiento y distribución de un bien. Igualmente, el beneficio logrado sobre la red de establecimientos permite tanto hacer proyecciones de demanda para gestionar óptimamente inventarios y pedidos como mejorar políticas de precio.

CRM, al estar orientado 100% al cliente, facilita enormemente las tareas de mercadeo, incluyendo la anhelada fidelización. La diversidad de puntos de contacto que actualmente se pueden implantar con los usuarios se constituyen en células receptoras de información totalmente aprovechable para las empresas y permiten generar experiencias excepcionales. Estudiar y conocer qué opinan o esperan los seguidores de una marca nunca había sido tan fácil.

Te podría interesar: Conoce los beneficios que ofrece un CRM a tu organización

Las tecnologías de información, sin duda, hacen más fácil la vida en las organizaciones. Implantar aquellas soluciones que fueron concebidas para mejorar los procesos y las relaciones con los clientes es, con seguridad, una acción que las empresas exitosas ya realizaron, de manera que aquellas compañías que aún no han asumido la transformación digital en este sentido se exponen a una limitación competitiva y un riesgo que puede llevar a su desaparición.

También te podría interesar: ERP como enlace de a cadena de valor