,

TI: la base del gobierno electrónico

La posibilidad de manejar herramientas informáticas como computadoras, teléfonos inteligentes o tabletas es cada día mayor. El empleo de estos artefactos ha facilitado el acceso a la información; mejorado la comunicación; permitido eliminar distancias geográficas, y ha hecho que el horario no sea un impedimento para numerosas actividades. El empleo de toda esa tecnología, su desarrollo e implantación se denomina tecnologías de información (TI), y constituye la base para la construcción del denominado gobierno electrónico o digital.

Desde finales de los años noventa, el uso de las TI ha ido transformando los procesos de la gestión pública y ha promovido el nacimiento de un nuevo derecho: el de los ciudadanos a relacionarse electrónicamente con las administraciones gubernamentales.

El gobierno digital no se fundamenta únicamente con la habilitación de páginas web o la posibilidad de renovar la licencia de conducir desde la PC. Se trata de una acción conjunta entre todos los actores públicos involucrados en hacer más democrática una sociedad. Es una cuestión evidentemente política que supera la técnica.

Un gobierno electrónico pone a disposición diversos canales que ayudan a mejorar la información y los servicios prestados a los habitantes. Igualmente, permite que ellos puedan tener una mayor participación en las políticas públicas. Por otro lado, ayuda a ser más eficiente y transparente la gestión del Estado. La implantación de un programa de este tipo implica para el sector oficial tanto un cambio cultural como la reorientación de sus procesos hacia el ciudadano-cliente.

Un gobierno que dispone de tecnologías para facilitar su interacción con otros gobiernos y con los habitantes encuentra que mejora la rapidez y calidad de los servicios públicos ofrecidos, por tanto, la atención ciudadana; disminuyen los costos operacionales; mejora la comunicación y la coordinación de trabajo entre las organizaciones oficiales; contribuye con la preparación de los Estados hacia una sociedad de la información, y favorece la transparencia y la participación.

Por medio de la plataforma adecuada es posible superar la burocracia y acceder 24/7 a realizar un trámite esencial. Esta posibilidad aumenta la confianza del ciudadano y fortalece las vías de inclusión para aquellos que viven en lugares apartados o se les dificulta trasladarse.

Ningún gobierno debería postergar sus esfuerzos por estar más cerca de su gente. Con la implantación de soluciones informáticas precisas, es factible controlar la gestión de solicitudes y trámites, mantener historiales y ofrecer información en tiempo real. No obstante, más allá de la atención a la población, un gobierno que verdaderamente adopte TI y cree un sistema de información lo suficientemente amplio y efectivo será depositario de un importante tesoro público: la información.

Los desafíos del gobierno digital radican entonces en la capacidad de los sistemas de integrar datos e información en diferentes lenguajes y plataformas; también en la agilidad para adecuar los softwares en función de las políticas emergentes, como aquellas relacionadas con transparencia, acceso a la información, manejo de datos o privacidad. De la misma forma, en disminuir la brecha digital y garantizar el acceso a internet a una población cada vez mayor para que haga uso de los mecanismos y continúe alimentando los programas.

 

Conozca la solución idónea para la atención ciudadana.

, ,

6 razones de peso para integrar ERP y comercio electrónico

El e-commerce, o comercio electrónico, representa una de las mayores oportunidades de negocio para las empresas que buscan llegar directamente al cliente o consumidor final (B2C). Se trata de una modalidad del comercio aún considerada innovadora, pero que en algunos años será apreciada como vital para numerosos sectores, especialmente retail.

Esta disciplina busca aumentar el potencial de facturación al establecer un canal adicional por donde interactuar con los seguidores de una marca, lo que para la organización implica elevar las habilidades para gestionar con eficiencia sus operaciones.

Al crear una tienda online, aumenta la complejidad para dirigir un negocio: se incrementa el número de tiendas que atender, la cantidad de ventas, el volumen de clientes, etc. Frente a este desafío, los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP por sus siglas en inglés) presentan claros beneficios al facilitar el manejo de cada área de la empresa.

Mientras el comercio electrónico busca aumentar las ventas, un sistema ERP busca disminuir costos operativos y aumentar la productividad, de allí que conformen una dupla excepcional para mejorar la rentabilidad de la compañía.

 

También lee: En el tren del e-commerce

 

beneficios y ventajas de integrar e-commerce y ERP

 

  1. Menos faltas de origen humano. La automatización de tareas disminuye el riesgo de errores devenidos por el tratamiento manual de pedidos, precios, ventas, contabilidad, clientes, etc. Asimismo, da mayor agilidad y celeridad a los procesos.
  1. Información precisa en el tiempo preciso. Con la integración de ambas plataformas es posible acceder a los datos necesarios en tiempo real, lo que posibilita dar al cliente la respuesta correcta en el menor tiempo posible.
  1. Manejo óptimo de inventario. Integrar ambos sistemas ayuda a mantener actualizados los datos de compra y venta de productos, permitiendo la planificación de compras y la gestión excepcional de stock.
  1. Entregas en tiempo y forma. Los sistemas e-commerce suelen proveer un gestor de pedidos; sin embargo, los ERP permiten gestionar el flujo de pedidos con mayor efectividad, lo que propicia una experiencia altamente satisfactoria para el usuario.
  1. Relaciones enriquecedoras con los clientes. La interacción rápida y sencilla que se puede generar gracias a un ERP agiliza el proceso de compra del cliente. Igualmente, la solución facilita la retroalimentación para conocer los aspectos a mejorar.
  1. Éxito comercial. Las funcionalidades de los sistemas y la enorme cantidad de información que en estos se genera, otorgan una visión global del negocio que ayuda a tomar mejores decisiones y diseñar estrategias comerciales cada vez más acertadas.

Adecuar las soluciones en función de su integración no solo facilita las tareas cotidianas, sino que impulsa el alcance de los objetivos en el lapso programado y permite la gestión relevante de aquellos factores que resultan clave para el crecimiento del negocio, como el manejo de stock.

 

También lee: Tras la conquista del cliente omnicanal

 

,

Por qué subir la empresa a la nube

La nube es uno de los motores más importantes de la transformación digital y ha permitido la habilitación del Internet de las Cosas, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y el big data, lo que ha dado paso tanto a la creación de nuevos modelos de negocio como a una relación hombre-máquina más cercana y productiva.

La nueva era basada de computación en la nube que la humanidad está viviendo se ve manifestada en las ciudades, gobiernos y sectores productivos. La forma en que las personas interactúan con la tecnología ha evolucionado para definir la cuarta revolución industrial y dar la posibilidad a la empresa de crecer con rapidez. Sin embargo, muchos ejecutivos todavía se encuentran cautelosos acerca de trasladar su modelo de TI a esta modalidad. Esta postura aleja a la organización de una serie de beneficios y ventajas que inciden en su productividad y competitividad.

Beneficios de tener mi empresa en la nube

  • Los requerimientos de infraestructura, al ser más simples, permiten a la compañía reducir gastos en hardware.
  • La capacidad de integración facilita al usuario trabajar con diversas aplicaciones empresariales como ERP, CRM, e-commerce, BI.
  • Opera con otros tipos de lenguaje y sobre diversas plataformas.
  • La flexibilidad y movilidad que ofrece optimiza el trabajo remoto.
  • Los datos se pueden recuperar desde cualquier instalación.
  • La implantación es rápida y de bajo riesgo.
  • Es hiperescalable: detecta necesidades y escala de forma automática.
  • El servicio está disponible para el usuario prácticamente todo el tiempo.
  • La modalidad de contratación bajo demanda la hace accesible para buena parte de las pymes.
  • La seguridad es de primer nivel (cifrado, protocolos, control de tráfico global, privacidad en el desarrollo de software).

 

Lee: ¿Confiar en la nube?

 

La nube es una herramienta que cada vez se integra más al entorno corporativo. Sus características la hacen viable para la compañía que busca administrar los procesos de negocio con mayor agilidad.

Una empresa que decida no manejar “arriba” su información sencillamente verá limitado su crecimiento y perderá ventaja en el mercado actual. La nube como elemento de modernización de los lugares de trabajo no debe ser vista como una moda, sino como una práctica de la innovación que empodera a los usuarios y los hace más eficientes, lo que indefectiblemente impacta para bien a la organización.

 

También lee: Por qué escoger Microsoft Azure como la nube de tu organización

 

ROI, faro del proyecto ERP

La implantación de un sistema ERP (Enterprise Resource Planning) supone un hecho trascendental para la empresa. Se trata de un proyecto clave para mejorar la productividad en la compañía que ha pasado de ser un factor de competitividad a un recurso básico para la pyme que busca el crecimiento sostenido.

Como en cualquier tipo de inversión, es preciso determinar cuánto dinero aporta la nueva solución informática. Para obtener este conocimiento, sirve emplear la fórmula ROI (retorno de la inversión o return on investment por sus siglas en inglés); sin embargo, no es del todo posible afirmar que por dicha vía se pueda obtener el cálculo exacto de éste, y es debido a que la mayoría de las variables a medir son intangibles, llevarlas a un valor numérico es prácticamente imposible. Ahora bien, eso no quiere decir que la imposibilidad de llegar a un cálculo exacto haga inútil el esfuerzo de realizar una estimación con fines orientativos, que aporte una visión cercana del desembolso en tecnología.

Obtener una aproximación servirá de forma considerable para valorar el rendimiento del ERP. Para ello, existen varias maneras de calcular el retorno de la inversión -aplicables también para los proyectos de implantación de CRM y BI-. Las más habituales consisten en abordar la relación coste-beneficio así:

form

En el conjunto de costes o inversión a considerar se encuentran, por ejemplo, los importes por licencia de software, infraestructura TI, consultoría, análisis, diseño, migración, mantenimiento, capacitación, recursos humanos, gestión del cambio, etc. Algunas de estas variables podrán ser determinadas con facilidad a través de facturas; en otros casos, la asignación de un monto específico será más compleja por lo intangible de los elementos.

Muchos de los beneficios se pueden determinar según los objetivos al inicio del proyecto. Son también difíciles de cuantificar. Pueden expresarse de varios modos: automatización y mejora de procesos, optimización del tiempo, mejora en el control de inventarios, eliminación de tareas repetitivas, disminución de errores de factor humano, control financiero, diversificación de la oferta o productos, aumento de la cartera de clientes, mejora en la satisfacción del cliente, fiabilidad de la información, entre otros.

Por otro lado, existen gastos adicionales que podrían encerrar aspectos como viáticos. Es primordial esforzarse en cuantificar y dimensionar tanto los gastos directos como indirectos. Asimismo, no olvidar los imprevistos.

En términos financieros, el ROI proporciona una justificación sólida para la implantación del ERP. Es tanto una herramienta para seleccionar el sistema como una métrica para medir el éxito relativo a su implantación. Es el instrumento que dará las mejores luces sobre el rendimiento de la inversión y ayudará a corregir los procesos hasta que los beneficios sean plenamente efectivos. Mientras más concreto sea el análisis de sus componentes, más exacto será su cálculo.

 

También lee: La metodología para implantar un sistema de gestión