,

TI: la base del gobierno electrónico

La posibilidad de manejar herramientas informáticas como computadoras, teléfonos inteligentes o tabletas es cada día mayor. El empleo de estos artefactos ha facilitado el acceso a la información; mejorado la comunicación; permitido eliminar distancias geográficas, y ha hecho que el horario no sea un impedimento para numerosas actividades. El empleo de toda esa tecnología, su desarrollo e implantación se denomina tecnologías de información (TI), y constituye la base para la construcción del denominado gobierno electrónico o digital.

Desde finales de los años noventa, el uso de las TI ha ido transformando los procesos de la gestión pública y ha promovido el nacimiento de un nuevo derecho: el de los ciudadanos a relacionarse electrónicamente con las administraciones gubernamentales.

El gobierno digital no se fundamenta únicamente con la habilitación de páginas web o la posibilidad de renovar la licencia de conducir desde la PC. Se trata de una acción conjunta entre todos los actores públicos involucrados en hacer más democrática una sociedad. Es una cuestión evidentemente política que supera la técnica.

Un gobierno electrónico pone a disposición diversos canales que ayudan a mejorar la información y los servicios prestados a los habitantes. Igualmente, permite que ellos puedan tener una mayor participación en las políticas públicas. Por otro lado, ayuda a ser más eficiente y transparente la gestión del Estado. La implantación de un programa de este tipo implica para el sector oficial tanto un cambio cultural como la reorientación de sus procesos hacia el ciudadano-cliente.

Un gobierno que dispone de tecnologías para facilitar su interacción con otros gobiernos y con los habitantes encuentra que mejora la rapidez y calidad de los servicios públicos ofrecidos, por tanto, la atención ciudadana; disminuyen los costos operacionales; mejora la comunicación y la coordinación de trabajo entre las organizaciones oficiales; contribuye con la preparación de los Estados hacia una sociedad de la información, y favorece la transparencia y la participación.

Por medio de la plataforma adecuada es posible superar la burocracia y acceder 24/7 a realizar un trámite esencial. Esta posibilidad aumenta la confianza del ciudadano y fortalece las vías de inclusión para aquellos que viven en lugares apartados o se les dificulta trasladarse.

Ningún gobierno debería postergar sus esfuerzos por estar más cerca de su gente. Con la implantación de soluciones informáticas precisas, es factible controlar la gestión de solicitudes y trámites, mantener historiales y ofrecer información en tiempo real. No obstante, más allá de la atención a la población, un gobierno que verdaderamente adopte TI y cree un sistema de información lo suficientemente amplio y efectivo será depositario de un importante tesoro público: la información.

Los desafíos del gobierno digital radican entonces en la capacidad de los sistemas de integrar datos e información en diferentes lenguajes y plataformas; también en la agilidad para adecuar los softwares en función de las políticas emergentes, como aquellas relacionadas con transparencia, acceso a la información, manejo de datos o privacidad. De la misma forma, en disminuir la brecha digital y garantizar el acceso a internet a una población cada vez mayor para que haga uso de los mecanismos y continúe alimentando los programas.

Conozca la solución idónea para la atención ciudadana.

¿Cómo escoger a una consultora en TI?

La consultoría en tecnologías de información (TI) resulta esencial para las empresas cuyos procesos se apoyan en herramientas informáticas, es decir, para prácticamente todas las organizaciones de los sectores manufactura, distribución, retail, finanzas, gobierno y educación.

Para una organización, escoger la empresa consultora que la guiará y acompañará en el proceso de adopción de tecnologías o de la transformación digital es una tarea delicada que no debe ser tomada a la ligera. Encontrar al consultor idóneo puede tomar cierto tiempo, y ante los recursos que suelen estar en juego, como tiempo y dinero, lo más adecuado es no apresurarse y hacer una revisión del negocio; estudiar sus requerimientos, y evaluar los beneficios de cada opción, así como sus ventajas competitivas.

Lee: ¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

Para agilizar la toma de decisiones y finalmente seleccionar la empresa consultora apropiada -aquella que más que un proveedor sea un aliado de negocios-, se ha identificado una serie de aspectos clave a considerar:

  1. Años de experiencia. Un consultor con varios años en el mercado, seguramente cuente con una mayor capacidad para atender las necesidades y resolver oportunamente los problemas en cada fase del proyecto de implantación.
  2. Implantaciones exitosas. Cuenta tanto la calidad como la cantidad. El número de implantaciones exitosas es un indicador del nivel de excelencia de los servicios ofrecidos por la consultora.
  3. Especialización técnica. Conocer hondamente una materia empodera al proveedor para brindar la solución que mejor se ajusta a los requerimientos de la empresa que solicita el servicio. La preparación debe ser permanente.
  4. Certificaciones. Son el respaldo del saber e indican la sensatez con que son asumidos los proyectos en la organización. Generan credibilidad y confianza.
  5. Conocimiento de la industria. En un mercado dinámico, conocer el rubro o sector es vital para implementar la solución tecnológica más adecuada que ayudará a la compañía a afrontar los escenarios con seguridad.
  6. Habilidad comunicativa. Implica saber escuchar y aprovechar efectivamente la retroalimentación para cumplir tanto con los objetivos de la implantación como para establecer relaciones duraderas con el cliente.
  7. Metodología probada. Implica la elaboración de un plan detallado. Debe contemplar fases ya ensayadas de diagnóstico, análisis, diseño, construcción, implantación y operación de la solución.
  8. Habilidad para resolver problemas. La perspicacia ganada con los años de experiencia, las implantaciones exitosas, el nivel de especialización y la metodología probada forman un equipo consultor capaz de realizar adecuaciones y solucionar imprevistos con agilidad.
  9. Confianza. Generada en gran medida a partir de los años de experiencia y certificaciones de la consultora. Igualmente, por la empatía y el interés en el negocio manifestados por el proveedor.
  10. Soporte. Contar en todo momento con asistencia técnica y soporte vía telefónica, remota o en sitio hará que la empresa que adopta las tecnologías mantenga sus plataformas a tono para agilizar sus operaciones y ofrecer a sus clientes experiencias memorables.
  11. Responsabilidad financiera, normativa y social. Una empresa de primer nivel puede distinguirse por la manera en que aborda estos aspectos, indicadores de su seriedad y compromiso.

Una empresa que cumpla con estas pautas seguramente brindará un acompañamiento que propiciará el aprovechamiento cabal de la inversión en ERP, CRM o BI.

¿Aún no escoge una empresa consultora en TI? Podemos ayudarle.

También lee: ERP y CRM, actores clave de la transformación digital

Doce consejos para prevenir ciberataques en la empresa

La delincuencia cibernética está a la orden del día. México no escapa de ello. La propagación del virus conocido como ransomware puso en jaque la seguridad informática de numerosas empresas a escala global y las llevó a cuestionarse sobre las medidas que poseen para prevenir este tipo de ataque.

El tráfico de información es vital para las organizaciones, pero también es el objetivo de delincuentes y estafadores que operan mediante cifrados y secuestro de archivos, por ejemplo. Para impedir cualquier afectación cibernética en la empresa y proteger los preciados datos que se generan en la compañía, se recomienda seguir las sugerencias numeradas a continuación:

  1. Evitar abrir correos electrónicos de remitentes desconocidos. La suspicacia es la mejor aliada para esquivar ofertas tan tentadoras como fraudulentas recibidas vía web. Por lo general, los malware acceden a los equipos y sistemas corporativos mediante esa ruta.
  2. Evitar descargar softwares de sitios no confiables. Aplica de igual forma para la descarga de contenidos multimedia por redes colaborativas o de intercambio.
  3. Recurrir a servicios en la nube. El clouding ayuda a evitar la pérdida de datos, además, contar con sistemas CRM o ERP alojados en la nube facilitan el flujo y tratamiento de información en cualquier momento desde cualquier dispositivo y lugar.
  4. Realizar back up o respaldo. Además de los servicios en la nube, no está demás realizar respaldos periódicos de los datos e información generados en cada área de la organización.                                                                                              Lee: ¿Confiar en la nube?                                
  5. Formar a los usuarios. La interconectividad y cantidad de dispositivos empleados hoy en las empresas amerita usuarios de la red informados y capacitados para identificar posibles amenazas y saber proceder en caso de afectación.
  6. Activar antivirus y cortafuegos. Ayuda a detectar amenazas oportunamente para bloquearlas o advertir riesgos. Mantener actualizados los sistemas en la compañía facilitará las acciones preventivas.
  7. Implementar protocolos de seguridad adecuados. Fortalecerá el cifrado al transferir archivos de un lugar a otro, lo que evitará intromisiones y la consecuente interceptación de la información.
  8. Revisar contraseñas y habilitar perfiles. Los hackers disponen de programas avanzados para vulnerar accesos restringidos. Crear contraseñas difíciles de averiguar es fundamental. Los perfiles de usuarios apoyan la tarea.
  9. Verificar sites usuales. Auditar los sistemas de seguridad de las páginas frecuentes utilizadas por los empleados permitirá saber si éstas cumplen con las normas de protección necesarias para la red.
  10. Evitar conexión a redes inalámbricas desconocidas. La ciberdelincuencia también opera mediante la habilitación de puertos wifi falsos para robar credenciales. Evitar redes desconocidas o públicas es imperativo para la seguridad de la información.
  11. Descartar memorias USB desconocidas. Parece una obviedad; sin embargo, dejar a propósito memorias contaminadas en la empresa es una de las tácticas más comunes de los ciberdelincuentes para afectar equipos. La curiosidad por saber qué guarda el dispositivo puede desencadenar una crisis informática.
  12. Evitar acceder a redes sociales personales desde equipos corporativos. De nuevo la suspicacia es la aliada. Mensajes como “haz clic para ver…” o “no creerás lo que sucedió…” podrían permitir la entrada de algún malware a la red corporativa.

Estar informado y actuar preventivamente es clave para sortear cualquier ataque. ¿Ya realizaste el mencionado check list en tu organización?

También lee: GCG fomenta el uso de CRM en la nube para empresas visionarias

, , ,

¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

Los acuerdos comerciales que ha tenido México en los últimos años, entre otros factores, han impulsado considerablemente la creación de pequeñas y medianas empresas en el país (pyme). De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen más de cuatro millones de unidades empresariales, de las cuales, alrededor del 99% son pymes que generan 52% del Producto Interno Bruto nacional; sin embargo, según datos del mismo organismo, la esperanza –o desesperanza- de vida de estos negocios es en promedio de tan sólo 7.7 años. De allí la importancia de generar una estrategia empresarial que realmente propicie el crecimiento ordenado y rentable de la organización.

Hacer que una compañía mejore su competitividad implica tomar decisiones en función de la reducción de costos y maximización de capacidades, el incremento de la satisfacción de los clientes, el mejoramiento de los procesos y el desempeño, la innovación, el desarrollo de nuevos productos y la expansión a nuevos mercados. Para alcanzar estos objetivos de manera eficiente conviene considerar las tecnologías de información (TI) como un componente central dentro de la organización tan importante como las demás áreas funcionales. Los beneficios que se logran obtener con su aplicación en poco tiempo pueden convertirse en la ventaja competitiva que destaque a la empresa por sobre las demás y asegure su permanencia en el tiempo.

Transformación digital

Es frecuente encontrar pyme que trabajan de forma intuitiva o especulativa. Muchas compañías no se atreven a adoptar TI por el desconocimiento de sus beneficios y alcance, lo que hace improbable la disposición de recursos para desarrollar el área. Actualmente, la informática provee de soluciones para acelerar, por ejemplo, los procesos de logística en una organización, la administración de inventarios, canales de distribución, los sistemas contables y de facturación. Asimismo, otorga instrumentos para alcanzar una gestión exitosa de la relación con los clientes capaz de ser seguida por múltiples canales en tiempo real. Una empresa que con estos fines adopta TI ejerce la transformación digital con todas sus letras y con seguridad podrá posicionarse mejor que aquellas que no se atreven a hacerlo.

La clave para las organizaciones

No cabe duda de que el aprovechamiento adecuado de sistemas ERP (Enterprise Resource Planning) o CRM (Customer Relationship Management) puede impactar positivamente en la rentabilidad y productividad de la organización. Si complementariamente se emplea BI (Business Intelligence), el éxito está prácticamente garantizado.

Una pyme que en su afán por sobrevivir deja de lado la planificación con el apoyo de TI, difícilmente tenga un lapso de vida mayor al promediado. En este sentido, integrar la tecnología dentro de la estrategia se convierte en la regla de oro para lograr el crecimiento deseado.