Entradas

11 beneficios de contar con un ERP

Con frecuencia, encontramos a directivos que, previo a la experiencia, dudan de que la implantación de un sistema de gestión ERP (Enterprise Resource Planning) pueda realmente proveer beneficios a su empresa. Al no comprender la dinámica de los mercados y a la organización como un sistema abierto con propiedad de interdependencia de sus partes, capacidad de modificarse a sí misma y de enfrentar variables externas, algunos ejecutivos optan por continuar tomando decisiones con criterios paradigmáticos que nada aportan a la evolución y desarrollo del negocio.

Mantener las mismas dinámicas de hace diez años en la compañía en un momento en que las tecnologías de información están en plena propagación, grupos generacionales apuestan por la disrupción y la única certeza de los mercados radica en el cambio, es pisar una cuerda floja que indefectiblemente llevará al suelo. El contar como gerente con el tino suficiente para valerse de las herramientas provistas por la informática actual, constituye una oportunidad de oro para posicionar a la empresa y aumentar su rentabilidad, en este sentido, hemos identificado, al menos, once beneficios de implementar un ERP que aprovechado correctamente configurarán a la organización como el modelo que la competencia no dejará de seguir:

  1. Mejoramiento en la toma de decisiones, al permitir disponer con seguridad de la información correcta en el menor tiempo posible (centralizada y en tiempo real).
  1. Preparación ante diversos escenarios, al contar con datos e informes financieros, de producción o logística que permiten prevenir y adecuarse oportunamente y con planificación a los cambios del entorno o requerimientos del mercado.
  1. Adaptabilidad a las necesidades de la empresa. La estructura modular de un ERP permite gestionar numerosos sectores de la compañía: producción, depósitos, distribución, ventas, finanzas, contabilidad, recursos humanos, etc.
  1. Estandarización de la organización, al ayudar a definir sus buenas prácticas con base en un sistema de clase mundial ejecutado en todos los departamentos.
  1. Mayor control de los procesos, al facilitar el seguimiento minucioso de un producto en cada una de sus etapas a los largo de la organización.
  1. Automatización de tareas cotidianas y repetitivas como la elaboración de facturas, informes, presupuestos u órdenes de compra.
  1. Mejoramiento de la comunicación interna, al ser eliminadas las barreras de acceso a la información entre los diferentes departamentos.
  1. Disminución de errores de factor humano, por cuanto un ERP permite procesar grandes cantidades de datos con fluidez, de forma integral y automatizada.
  1. Integración de miembros de la cadena de valor, bien sea mediante la asociación de puntos de ventas modernos u otros mecanismos que permiten ajustar la oferta y demanda, así como crear nuevos productos y experiencias.
  1. Aumento de la competitividad de la empresa, manifestada en colaboradores más informados y habilitados para proveer soluciones altamente eficientes para los clientes, lo que aumenta también la calidad de atención.
  1. Reducción costos y mejoramiento de ROI (Return On Investment), en la medida en que se optimizan los procesos y se aprovecha el sistema predictivamente y en función del abordaje de escenarios.

Por todos estos beneficios y otros más que impactarán en las utilidades del negocio, valga la interrogante para el sector directivo: ¿para qué esperar a tomar la decisión inteligente de contar con un ERP si, además, la competencia ya lo debe estar aprovechando?

,

7 beneficios del ERP que se traducen en ventajas competitivas para el sector manufacturero

De acuerdo con datos de INEGI, en México existen más de 400 mil unidades económicas dedicadas a la manufactura, sector que, en línea con la tendencia mundial, se halla en un modo de crecimiento e innovación. Los procesos en esta industria son múltiples y complejos, por lo que la implantación de un sistema ERP que haga más eficiente cada paso es imprescindible para garantizar la permanencia de la organización en el tiempo.

Existen diversos productos de gestión empresarial enfocados a hacer más fáciles las tareas cotidianas de la empresa, tareas que constituyen una dinámica vital y que, sin duda, impactan en el servicio y experiencia ofrecida al cliente. Entre los beneficios que un sistema como Dynamics puede proveer al sector manufacturero y que, con un óptimo aprovechamiento, se pueden convertir en ventajas competitivas se destacan:

  • Óptima administración de depósitos: Mediante determinados módulos es posible automatizar procesos de almacenajes que se podrían traducir en reducción de costos operativos que redunden en precios más bajos para los clientes.
  • Mejoramiento en la administración de transporte: Ideal para procesos de distribución y retail. Un sistema de gestión otorga la posibilidad de hacer entregas en tiempo y forma, otorgando así al cliente la experiencia correcta, al precio correcto.
  • Pronóstico de demanda acertado: Con base en algoritmos creados a partir de datos históricos del sistema, esta herramienta es capaz de anticipar la demanda de productos, permitiendo la disminución de riesgos de pérdidas y, por ende, un aumento en la rentabilidad.
  • Celeridad en cambio de productos: A través de una metodología formal, con un sistema de gestión es posible tener un manejo efectivo de productos durante los ciclos de planificación y producción de la empresa.
  • Mejoramiento en los procesos de servicio y garantía: A partir del rastreo oportuno de números de series provistos en notas de crédito, facturas, recibos de empaque u órdenes de devolución es posible proveer una postventa más oportuna y eficiente.
  • Administración eficiente de asignaciones comerciales: Este proceso permitirá ofrecer y gestionar descuentos a proveedores y programas de promoción, tener un mayor control de contratos y reducir los esfuerzos administrativos, otorgando una mayor y mejor experiencia para el cliente.
  • Posibilidad de asociar puntos de venta modernos (POS): Por medio de las soluciones de ventas asistidas se amplían las capacidades de los vendedores y se fortalece la inteligencia de compra del cliente, lo que genera un aumento en la potencia de los establecimientos de los asociados.

Por estos beneficios y muchos más que se traducen en ventajas competitivas se hace imperativo que las empresas tomen decisiones que le permitan evolucionar conforme con las exigencias del mercado. El carácter diferenciador de la organización será clave para asegurar su éxito y un desarrollo conforme con la visión empresarial.

GCG ofrece soluciones de vanguardia, a la medida y con el soporte que todo ente corporativo necesita. Consulte con los expertos.