Entradas

,

En 2018, el tsunami digital sigue creciendo

La firma de investigación de tecnologías de la información Gartner identifica en un informe las áreas que, en 2018 y en un mediano plazo, marcarán tendencia en el sector de tecnologías y afectarán a buena parte de las organizaciones a escala global.

La consultora destaca que aquellas empresas que logren incorporar adecuadamente a sus procesos las tendencias enumeradas tienen mucho que ganar en lo que respecta a la transformación digital. Por el contrario, aquellas compañías que no alcancen subirse a la ola tienen un futuro más incierto y desventajoso.

Las líneas que vienen –o se acentúan– son las siguientes:

1. Inteligencia artificial

Los sistemas capaces de aprender, adaptarse y actuar con autonomía serán determinantes para reinventar ecosistemas y modelos de negocio.

«Las áreas de inversión pueden incluir la preparación de datos; la integración; el algoritmo y la selección de la metodología de entrenamiento, y la creación de modelos», apunta David Cearley, vicepresidente de Gartner.

2. Aplicaciones inteligentes

En los próximos años, el estándar estará basado en softwares o aplicaciones con algún nivel de inteligencia, lo que transformará aún más las estructuras y la naturaleza de trabajo.

Cearley indica que «La analítica aumentada es un área de crecimiento particularmente estratégico que emplea el aprendizaje automático para automatizar los datos, el descubrimiento de ideas y su intercambio para una amplia gama de usuarios».

3. El internet de las cosas

La hiperconectividad apenas comienza. La inteligencia en el propio objeto es clave en los años venideros. Ya sea que se trate de un sensor de presión o un drone autónomo, la capacidad de las cosas para “hablar entre sí” marcará pauta y evolucionará para interactuar de forma más natural con el entorno.

4. Gemelo digital

Esta idea, fundamentada en la inteligencia artificial y referida a la representación digital de una entidad o sistema del mundo real –modelo virtual idéntico al producto o espacio requerido–, tiene el potencial de probar con antelación las decisiones, lo que aminorará los riesgos en la organización.

5. Nube con computación en el extremo

Denominado en inglés edge computing, describe una informática en que el procesamiento y entrega de contenido se sitúa más cerca de las fuentes de la información. Implica el empleo de patrones de diseño en el extremo de las infraestructuras informáticas con la finalidad de explotar modelos productivos no centralizados. Esta idea remarca la flexibilidad de la nube y niega que esta se trate de un modelo centralizado.

6. Plataformas conversacionales

La forma en que el humano interactúa con el mundo digital se está transformando. El cambio de paradigma apunta hacia una comunicación menos estructurada donde los comandos partan mayormente del habla. La capacidad de interpretación por parte de las máquinas será sorprendente.

7. Experiencias inmersivas

La realidad aumentada evoluciona hacia la realidad combinada o mixta, que incorpora la realidad virtual al conjunto de tecnologías empleadas para generar experiencias de uso bastante creíbles. Está sobre todo relacionada con los mercados educativo y de entretenimiento.

8. Blockchain

Aunque a esta tecnología aún le falta camino para alcanzar la madurez, los expertos consideran que ofrece una salida viable de los actuales mecanismos centralizados de transacción y mantenimiento de registros.

Tiene numerosas aplicaciones potenciales: gobierno, manufactura, servicios de salud, verificación de identidad, registros, cadena de suministro, etc.

9. Orientación a eventos

La inteligencia de negocios debe estar atenta a lo que ocurre y contar con la capacidad de adaptarse con agilidad a los eventos. Con el uso del internet de las cosas, la nube, blockchain, la gestión de datos y la inteligencia artificial, los eventos de negocios pueden detectarse con mayor rapidez y analizarse con mayor detalle.

10. Riesgo y confianza adaptativos

Más allá de una tendencia, se trata de una propuesta para abordar los asuntos de seguridad de las TI. Se basa en la necesidad de adaptarse a las circunstancias, contar con la capacidad de ajustar el nivel de riesgo y afrontar tanto las necesidades de cada proceso como las amenazas.

Algunas de estas ideas tienen un gran potencial disruptivo y ya comienzan a notarse en mayor o menor medida. Su crecimiento se espera rápidamente y en pocos años, que se consolide su adopción. «Los responsables de tecnología deben tener en cuenta estas tendencias en sus estrategias de innovación o corren el riesgo de perder terreno sobre aquellos que sí lo hacen», advierte Cearley.

 

Lee: Nube, motor principal de la transformación digital

, , ,

Resistencia al cambio en la transformación digital

Moverse o morir

Las migraciones animales lo han afirmado: es necesario moverse, de lo contrario, una próxima temporada podría marcar el fin de un ejemplar o hasta de una especie entera.

Según el diccionario de la Real Academia Española, el término resistencia se define como la “oposición a la acción de una fuerza”. Resistir significa plantar dificultades para la comprensión, manejo, conocimiento o realización de algo. En el ámbito organizacional, la resistencia al cambio presenta una enorme desventaja: frena la adaptación y el progreso, de hecho, podría llegar a ser el factor por el que la adopción de una nueva tecnología no logre funcionar. Sin embargo, también puede ser una fuente de conflicto funcional capaz de estimular el debate saludable sobre las formas de hacer de la compañía.

El hombre es un animal de costumbres

La frase, atribuida al escritor Charles Dickens, cobra sentido al reconocer que el ser humano cuando se enfrenta a una actividad nueva, a un panorama diferente, a un desafío inédito, requiere de un esfuerzo extra por parte del cerebro para encontrar las soluciones a las interrogantes que ahora se le presentan. Caso contrario a lo ocurrido cuando la rutina es repetida una y otra vez, en forma automática.

Aún en el ámbito organizacional, las costumbres crean una zona de confort que limita a las personas en su manera de pensar, crear y sentir, pero ¿qué pasa cuándo las circunstancias y demandas del entorno cambian? Se precisa de un proceso evolutivo que permita adaptarse a los cambios y avanzar de forma individual y colectiva.

Lidiar con el engendro: el sistema

La transformación digital es la reinvención de la organización a través del empleo de la tecnología para mejorar la forma en que la empresa se desempeña interna y externamente. El término digital hace referencia al uso de la tecnología que genera, almacena y procesa datos –tecnología de la información-. Llevar adelante esta metamorfosis obliga a las organizaciones a repensar sus procesos y a asumir lo que pudiera ser su mayor reto: cambiar la cultura empresarial.

La implantación de sistemas ERP, CRM o Business Intelligence va más allá de la instalación de un paquete de software; implica un cambio en la filosofía y en las estrategias operativas y comerciales de la empresa. Se trata de un proceso que altera la cadena de valor y busca optimizar lo inherente a la organización.

Cuando a un colaborador se le informa que deberá cambiar la forma en que viene trabajando desde hace varios años, éste podría sentir confusión y manifestar su resistencia al cambio con crítica, negación, hipocresía, sabotaje, fácil acuerdo (sin compromiso), distracción (se evade el cambio) o silencio. Podría no tener en cuenta la forma en que se adaptó al sistema anterior y que sus modos de conducta son el resultado de un aprendizaje y una adaptación cumplida; por tanto, todo aquello que altere lo habitual podría parecerle difícil y peligroso. Este tipo de situaciones es frecuente constatarlas cuando un trabajador debe dejar de lado su libreta o formato Excel para tomar una Tablet en el medio del depósito e ingresar información en una plataforma totalmente extraña. Asimismo, en un departamento de marketing que, antes de contar con una solución CRM, priorizaba las ventas por sobre el deseo y la relación con los clientes.

 

Lee: ¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

 

Ganarle al monstruo: la resistencia

Lo ideal para superar la resistencia al cambio en la transformación digital o en la implantación de sistemas operacionales o transaccionales, sería contar con un equipo de gestión del cambio; no obstante, si no se logra disponer de un equipo de profesionales de este tipo, es preciso tener en cuenta que el proyecto deberá requerir de un responsable capaz de trabajar los siguientes aspectos:

  1. Empatía: es fundamental conocer cómo los colaboradores de la empresa perciben el cambio y comprender posicionamientos, preocupaciones y miedos.
  2. Comunicación: se debe compartir la información relevante, resaltar los beneficios del cambio, apoyar la resolución de miedos, generar confianza y expectativas tan positivas como realistas.
  3. Capacitación: hará valer la inversión y promoverá el aprovechamiento pleno de las tecnologías o soluciones.
  4. Reconocimiento: es clave animar el cambio y valorar el esfuerzo de los usuarios con incentivos que alineen los comportamientos con la adopción de las tecnologías.
  5. Medición: resulta útil y motivador en la medida en que se alcanzan los objetivos.

La transformación digital involucra el empleo de herramientas diseñadas para incrementar la eficiencia y productividad de la empresa, no los problemas. Entender que la resistencia al cambio es una actitud normal y que puede ser gestionada, ayudará a la compañía a superar con más rapidez las fases de la transformación y vivir la innovación por medio de los beneficios y ventajas que las tecnologías de la información tienen para ofrecer.

 

También lee: 5 preguntas frecuente relacionadas con la transformación digital

, ,

5 preguntas frecuentes relacionadas con la transformación digital

Transformación Digital es un término de moda en el mundo de la tecnología. Sin embargo, con frecuencia su significado y su alcance dentro de las organizaciones, no es del todo claro.

Como muchas palabras de moda, Transformación Digital puede tener un doble significado. Por un lado, implica la posibilidad de una transformación radical del negocio, que muchos ven como una gran oportunidad. Por otro lado, abre una multitud de variables operativas, organizacionales y tecnológicas, que en ocasiones se vuelve abrumadora y difícil de manejar

 

1. ¿Qué es una Transformación Digital?

Transformación Digital se refiere al uso de la tecnología para hacer mejoras significativas e impactantes en la organización. Es más que una simple iniciativa de nueva tecnología. Es una estrategia para revisar por completo el modelo de negocio.  Por ejemplo, una compañía podría aprovechar una estrategia de transformación digital para mejorar su cadena de suministro y renovar la forma en la que los clientes interactúan con la empresa.

2.  ¿Cuáles son los principales componentes de una Transformación Digital?

Una transformación digital puede implicar la implantación de diversas tecnologías como por ejemplo sistemas  ERP, sistemas de Administración de Recursos Humanos o de Comercio en Línea, Inteligencia y Análisis de Mercados, Aplicaciones móviles,  Internet de las cosas entre muchas otras posibilidades. De hecho por lo general una Transformación Digital engloba el uso flexible y creativo de varios tipos de sistemas y tecnologías. Idealmente, la nueva estrategia digital debe estar basada en un cambio global de estrategia de negocio y no en la necesidad de una actualización de los sistemas actuales.

3. ¿Cuál es la diferencia entre una Transformación Digital y una implantación de un sistema ERP?

Por lo general, una Transformación Digital implica un cambio más revolucionario del negocio que la implantación de un ERP.  Por otro lado una Transformación Digital  normalmente explota nuevas tecnologías innovadoras que la empresa no había utilizado con anterioridad, mientras que la implantación de un ERP, muchas veces implica la actualización de sistemas administrativos obsoletos. Sin embargo la implantación de un nuevo sistema ERP es generalmente el principal motor de los múltiples componentes que una estrategia digital completa requiere.

4. ¿Cómo saber si una Transformación Digital es necesaria para mi organización?

Una Transformación Digital es adecuada principalmente para organizaciones que buscan un crecimiento agresivo, que compiten en industrias sufriendo cambios drásticos  y/o que les interesa reparar su modelo de negocio para ser mas competitivas. Por ejemplo, actualmente, las empresas en la industria editorial están listas para una Transformación Digital, dado que su producto (publicaciones impresas) está quedando obsoleto rápidamente. Organizaciones en industrias como esta, están aprovechando estrategias digitales innovadoras para transformar sus productos, su experiencia al consumidor y sus cadenas de demanda y suministro.

5. ¿Qué necesito hacer, para lograr una exitosa Transformación Digital?

Una Transformación Digital exitosa, requiere una infinidad de estrategias y métodos. Es necesario definir procesos administrativos robustos, una extensa estrategia de cambio organizacional, obtener el respaldo de los ejecutivos, así como aplicar una gran creatividad tecnológica. Dado que este tipo de iniciativas conllevan mas riesgo y cambio que las iniciativas puramente tecnológicas,  es importante poner especial atención en los cambios de procesos y de recursos humanos. Finalmente, es importante invertir en los recursos y actividades adecuados para lograr el éxito de la transformación.

Una empresa con amplia experiencia en Transformación Digital, siempre será el mejor aleado para lograr exitosamente el cambio.