Entradas

, ,

6 razones de peso para integrar ERP y comercio electrónico

El e-commerce, o comercio electrónico, representa una de las mayores oportunidades de negocio para las empresas que buscan llegar directamente al cliente o consumidor final (B2C). Se trata de una modalidad del comercio aún considerada innovadora, pero que en algunos años será apreciada como vital para numerosos sectores, especialmente retail.

Esta disciplina busca aumentar el potencial de facturación al establecer un canal adicional por donde interactuar con los seguidores de una marca, lo que para la organización implica elevar las habilidades para gestionar con eficiencia sus operaciones.

Al crear una tienda online, aumenta la complejidad para dirigir un negocio: se incrementa el número de tiendas que atender, la cantidad de ventas, el volumen de clientes, etc. Frente a este desafío, los sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP por sus siglas en inglés) presentan claros beneficios al facilitar el manejo de cada área de la empresa.

Mientras el comercio electrónico busca aumentar las ventas, un sistema ERP busca disminuir costos operativos y aumentar la productividad, de allí que conformen una dupla excepcional para mejorar la rentabilidad de la compañía.

 

También lee: En el tren del e-commerce

 

beneficios y ventajas de integrar e-commerce y ERP

 

  1. Menos faltas de origen humano. La automatización de tareas disminuye el riesgo de errores devenidos por el tratamiento manual de pedidos, precios, ventas, contabilidad, clientes, etc. Asimismo, da mayor agilidad y celeridad a los procesos.
  1. Información precisa en el tiempo preciso. Con la integración de ambas plataformas es posible acceder a los datos necesarios en tiempo real, lo que posibilita dar al cliente la respuesta correcta en el menor tiempo posible.
  1. Manejo óptimo de inventario. Integrar ambos sistemas ayuda a mantener actualizados los datos de compra y venta de productos, permitiendo la planificación de compras y la gestión excepcional de stock.
  1. Entregas en tiempo y forma. Los sistemas e-commerce suelen proveer un gestor de pedidos; sin embargo, los ERP permiten gestionar el flujo de pedidos con mayor efectividad, lo que propicia una experiencia altamente satisfactoria para el usuario.
  1. Relaciones enriquecedoras con los clientes. La interacción rápida y sencilla que se puede generar gracias a un ERP agiliza el proceso de compra del cliente. Igualmente, la solución facilita la retroalimentación para conocer los aspectos a mejorar.
  1. Éxito comercial. Las funcionalidades de los sistemas y la enorme cantidad de información que en estos se genera, otorgan una visión global del negocio que ayuda a tomar mejores decisiones y diseñar estrategias comerciales cada vez más acertadas.

Adecuar las soluciones en función de su integración no solo facilita las tareas cotidianas, sino que impulsa el alcance de los objetivos en el lapso programado y permite la gestión relevante de aquellos factores que resultan clave para el crecimiento del negocio, como el manejo de stock.

 

También lee: Tras la conquista del cliente omnicanal

 

, , ,

Tras la conquista del cliente omnicanal

–Necesito una cafetera, pero quiero una de esas francesas con sistema de prensa –dijo Paula una tarde antes de salir de la oficina.

Al llegar a su casa, luego de pasar una hora en el tortuoso tráfico defeño, y ordenar algunas cosas, tomó su tablet para realizar la respectiva búsqueda de la cafetera en Google. Examinó al menos tres tiendas. Finalmente encontró un establecimiento a 800 metros de su hogar que tenía justo la que consideraba perfecta: la verde manzana que combinaba con los demás utensilios de la cocina y con capacidad para seis tazas.

–¿Será que paso mañana por el local o hago la compra en línea de una vez? –pensó.

Tras considerar lo congestionado de las calles; el volumen de trabajo; los comentarios positivos sobre el comercio en redes sociales; procedencia del artículo; precio, y rapidez de entrega, decidió hacer la compra al instante por medio de la plataforma e-commerce de la tienda. Seleccionó el modelo, color y método de pago; completó la información sobre la titularidad de la tarjeta con que pagaría a tres meses sin intereses y la dirección donde recibiría el paquete en el horario seleccionado.

Fue una operación precisa, ágil y segura lo que permitió que Paula compartiera ese mismo domingo su primer café prensado en el desayuno familiar.

Definitivamente hubo un cambio

La forma en que Paula hubiese comprado la cafetera hace cinco años no es la misma que la actual. Hoy es visto de manera corriente que el proceso de compra inicie con la consulta en la web sobre el desempeño de un determinado producto, y termine con el pedido de éste desde un smartphone a la medianoche.

Al estilo de compra que integra diversos dispositivos y soportes para llegar a la conversión se le conoce como experiencia omnicanal, por lo tanto, al individuo que recurre a esta forma se le denomina cliente omnicanal.

Los niveles de información y empoderamiento que un comprador puede tener gracias a las tecnologías no tienen precedentes. Las posibilidades que la informática ha generado en torno al marketing y los procesos comerciales han dado paso a nuevas teorías que ameritan un abordaje dinámico. Lo que es hoy ya no lo será mañana. El Internet de las Cosas lo puede afirmar.

 

Lee: CRM y ERP: actores clave de la transformación digital

 

Vamos o nos quedamos

Las empresas que  aún no consideran la transformación digital como una opción, difícilmente ampliarán su cuota de mercado, fidelizarán a los usuarios o incursionarán en nuevos modelos de negocio. Perderán oportunidades que serán aprovechadas por una competencia capaz de estar en el lugar adecuado cuando el cliente lo solicita.

Para continuar siendo competitiva, la organización debe reorientar su pensamiento en función del usuario y las herramientas que provee el mercado para alcanzarlo. Debe dejar la comodidad de lado y asumir el reto de estar donde está el cliente, trátese de una tienda física o virtual, con atención telefónica, vía e-mail o chat. Debe otorgar una solución óptima a través de cualquier vía y generar una experiencia memorable. Para ello es indispensable integrar electrónicamente todo lo que esté al alcance de la compañía: sistemas ERP, CRM, e-commerce, Business Intelligence, inteligencia artificial, etc.

En la medida en que la empresa emplee y vincule las plataformas diseñadas para mejorar los procesos y la rentabilidad, y explote con tino los datos e información que en ellas se genera, podrá afirmar que ejerce la transformación digital con todas las letras, desarrollando una estrategia verdaderamente centrada en el consumidor y alineando la cualidad omnicanal de la firma con el perfil omnicanal del cliente.

Por último, contar con la asesoría precisa para abordar la diversidad de formas en que los procesos transaccionales pueden darse en el presente, incrementará las posibilidades de éxito y diferenciará a la organización de aquellas que decidieron no emprender el viaje tras ese seguidor con el poder de aumentar la utilidad.

 

También lee: En el tren del e-commerce

, , ,

En el tren del e-commerce

El alcance de internet invita a que la industria retail piense en múltiples canales. Considerar vender en un solo lugar no hace frente a un entorno donde las leyes de mercado avanzan de manera veloz y el cambio generacional, que presenta nuevos hábitos de consumo, es un hecho.

Ciertamente, a México le falta mucho por recorrer para equipararse con las naciones que lideran la participación en el e-commerce mundial, como China o India. No obstante, los estudios muestran que la venta online en el país va hacia delante y sin retorno, lo que representa una oportunidad de oro para las organizaciones con visión y disposición para experimentar nuevos modelos de negocio.

De acuerdo con el Estudio Comercio Electrónico 2016 de AMIPCI (Asociación Mexicana de Internet), México ha registrado la siguiente realidad:

  • En 2015, el valor de mercado de comercio electrónico creció 59% al pasar de 162.10 (2014) a 257.09 millones de pesos.
  • Entre mayo y julio de 2016, alrededor de siete de diez usuarios de la web realizaron una compra en línea.
  • De 2014 a 2015, se sumaron diez millones de internautas nuevos.
  • En 2016, el gasto trimestral por comprador aumentó 17% con respecto al año anterior.
  • La intención de compra por medio de computadoras es de 86% (2016).
  • El aspecto más valorado es la seguridad, seguido del precio y promoción (2016).
  • Después de Brasil, México es el país latinoamericano con más participación en e-commerce.

 

Lee: ¿Cómo escoger a una consultora en TI?

 

Las empresas que aún no han subido al tren del comercio electrónico tienen en frente un escenario positivo, que implica un despliegue tecnológico preciso para garantizar transacciones digitales con agilidad y seguridad. El contexto demanda el empleo de plataformas que permitan brindar a los clientes experiencias cautivadoras y personalizadas a lo largo de diferentes canales. En este sentido, es primordial contar con un sistema que unifique los puntos de venta con el comercio en línea, e involucre datos e información de los procesos operacionales.

NetSuite es la solución tecnológica más extendida en el mundo que integra e-commerce con ERP y CRM.  Permite optimizar la relación comercial a través de una sola aplicación, lo que ofrece una visión completa de todas las operaciones comerciales de la compañía y empodera a los usuarios para dar seguimiento a los procesos y otorgar la respuesta ideal para el cliente.

A la par que la brecha digital se achica para permitir la participación de cada vez más personas en el medio electrónico, NetSuite propone a la organización explotar el comercio online con seguridad y confianza. Se presenta ante las pequeñas y medianas empresas como una de las soluciones más prácticas para adecuarse a las circunstancias y sacar el máximo de utilidad.

 

Solicita una demostración

 

, ,

Marketing relacional, mejor con CRM

La esencia del marketing relacional se basa en la generación de relaciones duraderas -y rentables- con los clientes. Este concepto ha marcado un cambio en la orientación estratégica del marketing tradicional para trascender de la búsqueda de captación de clientes (transacciones) a la búsqueda de su satisfacción en el largo plazo (relaciones).

En el marketing relacional, la venta de un producto no es el fin del proceso, sino el principio de una relación duradera con el usuario, relación basada en la confianza, capaz de generar aprendizajes y tornarse más inteligente en cada interacción. En términos generales, los aspectos que se integran durante la generación de este tipo de vínculos son el servicio al cliente, la calidad y el marketing.

 

marketing-relacional

Como se entrevé, la idea que existe detrás del marketing relacional es la anhelada fidelización. Para alcanzarla, se debe crear una cantidad considerable de usuarios satisfechos por medio tanto de una atención al cliente excepcional, la cual deberá ser cercana y personalizada, como del otorgamiento de beneficios que distingan a la marca de la competencia. Evidentemente, mantener un número de clientes que responda a las expectativas de la organización dará mayor estabilidad a la empresa, y si se alcanza una cantidad concreta de clientes fidelizados, esto supondrá un porcentaje de ingresos más elevado.

Para alcanzar la fidelización debe tenerse en cuenta que, por lo general, los clientes saben qué desean o necesitan. Esto implica poner a disposición diversos canales de contacto, estudiar permanentemente a los públicos, escuchar bien al usuario y trabajar afanosamente por la cobertura de sus requerimientos. Este camino es facilitado hoy por las tecnologías interactivas y de base de datos que tienen las empresas a disposición.

 

Te podría interesar: Por qué es importante escuchar al cliente

 

Uno de los complementos más útiles para agilizar las acciones de marketing relacional es el Customer Relationship Management o CRM, sistema que recolecta información valiosísima para el área a la vez que permite comunicar los beneficios y soluciones que ofrece la empresa a sus seguidores.

El significado de CRM se entiende con facilidad al ser traducido literalmente del inglés: sistema de gestión de relaciones con los clientes. Esta solución es capaz de proveer a la organización de las claves para afinar sus próximas maniobras mercadológicas y supone un modelo de negocios cuya estrategia tiene el fin de lograr la identificación y administración de aquellas relaciones/cuentas más valiosas para la compañía, labores que conviene realizar de manera diferenciada para mejorar la efectividad sobre los clientes. Visto así, se trata de ser más efectivos al momento de interactuar con los usuarios.

Las funcionalidades de un CRM básicamente transitan por ventas, servicio al cliente y marketing, esto circunscribe soporte, e-commerce, telemarketing, planificación y automatización de campañas, segmentación, gestión de redes sociales, etc. Al permitir la integración de sistemas Enterprise Resource Planning (ERP), un CRM propicia experiencias altamente satisfactorias, lo que fortalece aún más su misión y le otorga puntos a la compañía frente a su adversario.

La importancia de implantar el CRM adecuado y optimizarlo al máximo es fundamental para las empresas que ofrecen productos y servicios. Tras el desarrollo de sus componentes, el ejercicio del marketing relacional con el apoyo de CRM debe ser capaz de proporcionar una verdadera satisfacción al cliente y generar con éste un vínculo duradero y confiable.

También te podría interesar: Cuatro claves para ser realmente una empresa customer centric