Entradas

,

En 2018, el tsunami digital sigue creciendo

La firma de investigación de tecnologías de la información Gartner identifica en un informe las áreas que, en 2018 y en un mediano plazo, marcarán tendencia en el sector de tecnologías y afectarán a buena parte de las organizaciones a escala global.

La consultora destaca que aquellas empresas que logren incorporar adecuadamente a sus procesos las tendencias enumeradas tienen mucho que ganar en lo que respecta a la transformación digital. Por el contrario, aquellas compañías que no alcancen subirse a la ola tienen un futuro más incierto y desventajoso.

Las líneas que vienen –o se acentúan– son las siguientes:

1. Inteligencia artificial

Los sistemas capaces de aprender, adaptarse y actuar con autonomía serán determinantes para reinventar ecosistemas y modelos de negocio.

«Las áreas de inversión pueden incluir la preparación de datos; la integración; el algoritmo y la selección de la metodología de entrenamiento, y la creación de modelos», apunta David Cearley, vicepresidente de Gartner.

2. Aplicaciones inteligentes

En los próximos años, el estándar estará basado en softwares o aplicaciones con algún nivel de inteligencia, lo que transformará aún más las estructuras y la naturaleza de trabajo.

Cearley indica que «La analítica aumentada es un área de crecimiento particularmente estratégico que emplea el aprendizaje automático para automatizar los datos, el descubrimiento de ideas y su intercambio para una amplia gama de usuarios».

3. El internet de las cosas

La hiperconectividad apenas comienza. La inteligencia en el propio objeto es clave en los años venideros. Ya sea que se trate de un sensor de presión o un drone autónomo, la capacidad de las cosas para “hablar entre sí” marcará pauta y evolucionará para interactuar de forma más natural con el entorno.

4. Gemelo digital

Esta idea, fundamentada en la inteligencia artificial y referida a la representación digital de una entidad o sistema del mundo real –modelo virtual idéntico al producto o espacio requerido–, tiene el potencial de probar con antelación las decisiones, lo que aminorará los riesgos en la organización.

5. Nube con computación en el extremo

Denominado en inglés edge computing, describe una informática en que el procesamiento y entrega de contenido se sitúa más cerca de las fuentes de la información. Implica el empleo de patrones de diseño en el extremo de las infraestructuras informáticas con la finalidad de explotar modelos productivos no centralizados. Esta idea remarca la flexibilidad de la nube y niega que esta se trate de un modelo centralizado.

6. Plataformas conversacionales

La forma en que el humano interactúa con el mundo digital se está transformando. El cambio de paradigma apunta hacia una comunicación menos estructurada donde los comandos partan mayormente del habla. La capacidad de interpretación por parte de las máquinas será sorprendente.

7. Experiencias inmersivas

La realidad aumentada evoluciona hacia la realidad combinada o mixta, que incorpora la realidad virtual al conjunto de tecnologías empleadas para generar experiencias de uso bastante creíbles. Está sobre todo relacionada con los mercados educativo y de entretenimiento.

8. Blockchain

Aunque a esta tecnología aún le falta camino para alcanzar la madurez, los expertos consideran que ofrece una salida viable de los actuales mecanismos centralizados de transacción y mantenimiento de registros.

Tiene numerosas aplicaciones potenciales: gobierno, manufactura, servicios de salud, verificación de identidad, registros, cadena de suministro, etc.

9. Orientación a eventos

La inteligencia de negocios debe estar atenta a lo que ocurre y contar con la capacidad de adaptarse con agilidad a los eventos. Con el uso del internet de las cosas, la nube, blockchain, la gestión de datos y la inteligencia artificial, los eventos de negocios pueden detectarse con mayor rapidez y analizarse con mayor detalle.

10. Riesgo y confianza adaptativos

Más allá de una tendencia, se trata de una propuesta para abordar los asuntos de seguridad de las TI. Se basa en la necesidad de adaptarse a las circunstancias, contar con la capacidad de ajustar el nivel de riesgo y afrontar tanto las necesidades de cada proceso como las amenazas.

Algunas de estas ideas tienen un gran potencial disruptivo y ya comienzan a notarse en mayor o menor medida. Su crecimiento se espera rápidamente y en pocos años, que se consolide su adopción. «Los responsables de tecnología deben tener en cuenta estas tendencias en sus estrategias de innovación o corren el riesgo de perder terreno sobre aquellos que sí lo hacen», advierte Cearley.

 

Lee: Nube, motor principal de la transformación digital

, , ,

La relevancia de contar con un soporte técnico de calidad

Cuando llega el momento en la organización de escoger por primera vez -o cambiar- una consultora en tecnologías de la información (TI), son muchos los aspectos que deben ser considerados sobre ese aliado que acompañará a la empresa en la transformación digital: años de experiencia, cantidad de implantaciones exitosas realizadas, especialización técnica, conocimiento de la industria, certificaciones, metodología, confianza generada, etc. Dentro de este compendio de factores el soporte técnico debe figurar con un porcentaje de relevancia considerablemente alto, puesto que esta asistencia es la que permite a los usuarios resolver con mayor o menor rapidez los problemas suscitados con las aplicaciones informáticas empleadas.

Bien sea que el negocio opere con soluciones para la planificación de recursos empresariales (ERP), la gestión de relaciones con los clientes (CRM), inteligencia de negocios (BI) o alguna suite que las integre todas, el servicio de soporte tiene la cualidad de incidir definitivamente sobre el nivel de satisfacción del usuario del sistema. Al poder solventar dificultades técnicas con celeridad, el colaborador de la compañía encuentra en soporte un apoyo esencial que lo respalda en su trabajo y ayuda con su rendimiento. Cuando las necesidades no logran ser cubiertas, la afectación es tanto para el cliente como para la consultora.

Lee: Cómo escoger a una consultora en TI

 

Existen distintos niveles de soporte técnico. El nivel de soporte inicial está asociado con las incidencias básicas del cliente; es sinónimo de soporte de primera línea o front-end. Puede implicar, por ejemplo, la resolución de usuario y contraseña, la verificación de configuración apropiada o la reinstalación de software.

Cuando la dificultad amerita áreas del conocimiento más especializadas se llega al segundo nivel de soporte o help-desk, que puede comprender configuraciones de redes inalámbricas o cableadas en grupos de trabajo.

El tercer nivel de soporte también es denominado back-end y denota métodos de solución a nivel experto y análisis avanzado.

El cuarto nivel, por su parte, a menudo constituye un punto de escalada más allá de la organización. Puede representar investigación y desarrollo e involucrar conocimientos a nivel del fabricante del producto.

En cualquiera de los casos, la atención oportuna es primordial. Para ello, la misma tecnología se sirve en la actualidad de una variedad de medios que permiten el contacto veloz. Al momento de estudiar qué diferencia a una consultora de otra, es primario saber si ofrecen un servicio de soporte telefónico, remoto y en sitio para casos de mayor complejidad. Igualmente, si la asistencia es 24/7.

Un equipo de soporte técnico debe resolver complicaciones con agilidad, cordialidad, respeto y claridad. De ser posible, debe anticiparse a las incidencias y ofrecer un servicio basado en la optimización. Conviene en esta área la aplicación de encuestas para evaluar el grado de satisfacción del cliente, el desempeño técnico, conocer los puntos de perfeccionamiento y detectar necesidades emergentes. De esta manera, la mejora será continua y tanto la empresa que contrata como la consultora podrán forjar una relación duradera basada en la confianza y la seguridad.

 

Conoce nuestros Servicios de Optimización de Soluciones – SOS y vive una experiencia de soporte excepcional.

Business Intelligence, la respuesta a numerosas interrogantes

¿Tenemos en stock suficientes consolas de videojuegos para satisfacer la demanda del próximo Día del Niño? ¿Cuál sucursal espera vender más unidades de estos aparatos? ¿Cuál será la marca que tendrá mayor salida? Estas son solo algunas inquietudes que pueden responderse con el apoyo de la solución de inteligencia de negocios (BI) adecuada.

La información es un recurso vital para la organización: fundamenta la toma de decisiones y ayuda a adecuarse con agilidad a las exigencias del entorno. Es el faro que posibilita a la empresa surcar los mares con seguridad.

Ahora bien, la información no surge por arte de magia. Las tecnologías de información (TI) han desarrollado un conjunto de aplicaciones y metodologías que permite reunir, depurar y transformar datos en información estructurada, información que admite ser explotada de manera directa o analizada para ser convertida en conocimiento. A esta creación de la informática se le conoce como BI, y es la piedra angular de las compañías que generan enormes cantidades de datos e información y desean adelantarse a los escenarios.

Por lo general, los datos que alimentan un sistema BI provienen de sistemas transaccionales u operacionales como CRM (sistema de gestión de relaciones con los clientes) y ERP (planificación de recursos empresariales). No obstante, el primero se diferencia de los dos siguientes porque está concebido especialmente para preguntar y divulgar información.

BI permite saber qué ocurre en el negocio, las razones por las cuales ocurre o cómo impactaría sobre la compañía determinada decisión. Posibilita ver el pasado, presente y futuro de la organización. La capacidad de la plataforma para predecir qué pasará en el negocio es, sin duda, su ventaja diferencial más importante.

 

Lee: Business Intelligence para la toma de decisiones

 

Cómo podemos ajustar la política de precios; qué debemos esperar de la próxima edición del Buen Fin; qué temporada repunta más la venta del principal producto de la firma, o qué lo hace a este ser el bien más rentable son otras dudas posibles de ser abordadas con la implantación de BI. Pero ¿este tipo de solución solo tiene la capacidad de responder preguntas de índole comercial?

Otras áreas de la empresa logran verse de igual forma beneficiadas con la inteligencia de negocios. Conocer la respuesta de cómo mejorar la colaboración entre todos los integrantes de la cadena de suministro, o bien estimar cuánto tiempo durará un nuevo colaborador en determinado puesto son incertidumbres que obedecen al ámbito de la operatividad y de la gestión de capital humano, respectivamente. Ambas son posibles de conjeturar con BI.

Por otro lado, el sector de los servicios, por ejemplo, también puede verse beneficiado con la inteligencia de negocios que, en el medio hospitalario, por citar un caso, posibilita conocer las probabilidades de reincidencia de un paciente o la proyección de asignaciones de trasplantes.

El alcance de la aplicación de la inteligencia de negocios en una industria es difícil de calcular. Las TI avanzan a un ritmo acelerado y se esfuerzan cada día más en lograr integraciones más fecundas entre diversas plataformas y lenguajes. Dejar las especulaciones a un lado y afrontar la realidad con el soporte debido permitirá a la organización cambiar la óptica para alcanzar los objetivos con mayor rapidez.

 

También lee: CRM, ERP y BI, la combinación para hacer crecer exponencialmente la organización

,

TI: la base del gobierno electrónico

La posibilidad de manejar herramientas informáticas como computadoras, teléfonos inteligentes o tabletas es cada día mayor. El empleo de estos artefactos ha facilitado el acceso a la información; mejorado la comunicación; permitido eliminar distancias geográficas, y ha hecho que el horario no sea un impedimento para numerosas actividades. El empleo de toda esa tecnología, su desarrollo e implantación se denomina tecnologías de información (TI), y constituye la base para la construcción del denominado gobierno electrónico o digital.

Desde finales de los años noventa, el uso de las TI ha ido transformando los procesos de la gestión pública y ha promovido el nacimiento de un nuevo derecho: el de los ciudadanos a relacionarse electrónicamente con las administraciones gubernamentales.

El gobierno digital no se fundamenta únicamente con la habilitación de páginas web o la posibilidad de renovar la licencia de conducir desde la PC. Se trata de una acción conjunta entre todos los actores públicos involucrados en hacer más democrática una sociedad. Es una cuestión evidentemente política que supera la técnica.

Un gobierno electrónico pone a disposición diversos canales que ayudan a mejorar la información y los servicios prestados a los habitantes. Igualmente, permite que ellos puedan tener una mayor participación en las políticas públicas. Por otro lado, ayuda a ser más eficiente y transparente la gestión del Estado. La implantación de un programa de este tipo implica para el sector oficial tanto un cambio cultural como la reorientación de sus procesos hacia el ciudadano-cliente.

Un gobierno que dispone de tecnologías para facilitar su interacción con otros gobiernos y con los habitantes encuentra que mejora la rapidez y calidad de los servicios públicos ofrecidos, por tanto, la atención ciudadana; disminuyen los costos operacionales; mejora la comunicación y la coordinación de trabajo entre las organizaciones oficiales; contribuye con la preparación de los Estados hacia una sociedad de la información, y favorece la transparencia y la participación.

Por medio de la plataforma adecuada es posible superar la burocracia y acceder 24/7 a realizar un trámite esencial. Esta posibilidad aumenta la confianza del ciudadano y fortalece las vías de inclusión para aquellos que viven en lugares apartados o se les dificulta trasladarse.

Ningún gobierno debería postergar sus esfuerzos por estar más cerca de su gente. Con la implantación de soluciones informáticas precisas, es factible controlar la gestión de solicitudes y trámites, mantener historiales y ofrecer información en tiempo real. No obstante, más allá de la atención a la población, un gobierno que verdaderamente adopte TI y cree un sistema de información lo suficientemente amplio y efectivo será depositario de un importante tesoro público: la información.

Los desafíos del gobierno digital radican entonces en la capacidad de los sistemas de integrar datos e información en diferentes lenguajes y plataformas; también en la agilidad para adecuar los softwares en función de las políticas emergentes, como aquellas relacionadas con transparencia, acceso a la información, manejo de datos o privacidad. De la misma forma, en disminuir la brecha digital y garantizar el acceso a internet a una población cada vez mayor para que haga uso de los mecanismos y continúe alimentando los programas.

 

Conozca la solución idónea para la atención ciudadana.

,

Por qué subir la empresa a la nube

La nube es uno de los motores más importantes de la transformación digital y ha permitido la habilitación del Internet de las Cosas, la inteligencia artificial, la realidad aumentada y el big data, lo que ha dado paso tanto a la creación de nuevos modelos de negocio como a una relación hombre-máquina más cercana y productiva.

La nueva era basada de computación en la nube que la humanidad está viviendo se ve manifestada en las ciudades, gobiernos y sectores productivos. La forma en que las personas interactúan con la tecnología ha evolucionado para definir la cuarta revolución industrial y dar la posibilidad a la empresa de crecer con rapidez. Sin embargo, muchos ejecutivos todavía se encuentran cautelosos acerca de trasladar su modelo de TI a esta modalidad. Esta postura aleja a la organización de una serie de beneficios y ventajas que inciden en su productividad y competitividad.

Beneficios de tener mi empresa en la nube

  • Los requerimientos de infraestructura, al ser más simples, permiten a la compañía reducir gastos en hardware.
  • La capacidad de integración facilita al usuario trabajar con diversas aplicaciones empresariales como ERP, CRM, e-commerce, BI.
  • Opera con otros tipos de lenguaje y sobre diversas plataformas.
  • La flexibilidad y movilidad que ofrece optimiza el trabajo remoto.
  • Los datos se pueden recuperar desde cualquier instalación.
  • La implantación es rápida y de bajo riesgo.
  • Es hiperescalable: detecta necesidades y escala de forma automática.
  • El servicio está disponible para el usuario prácticamente todo el tiempo.
  • La modalidad de contratación bajo demanda la hace accesible para buena parte de las pymes.
  • La seguridad es de primer nivel (cifrado, protocolos, control de tráfico global, privacidad en el desarrollo de software).

 

Lee: ¿Confiar en la nube?

 

La nube es una herramienta que cada vez se integra más al entorno corporativo. Sus características la hacen viable para la compañía que busca administrar los procesos de negocio con mayor agilidad.

Una empresa que decida no manejar “arriba” su información sencillamente verá limitado su crecimiento y perderá ventaja en el mercado actual. La nube como elemento de modernización de los lugares de trabajo no debe ser vista como una moda, sino como una práctica de la innovación que empodera a los usuarios y los hace más eficientes, lo que indefectiblemente impacta para bien a la organización.

 

También lee: Por qué escoger Microsoft Azure como la nube de tu organización

 

¿Cómo escoger a una consultora en TI?

La consultoría en tecnologías de información (TI) resulta esencial para las empresas cuyos procesos se apoyan en herramientas informáticas, es decir, para prácticamente todas las organizaciones de los sectores manufactura, distribución, retail, finanzas, gobierno y educación.

Para una organización, escoger la empresa consultora que la guiará y acompañará en el proceso de adopción de tecnologías o de la transformación digital es una tarea delicada que no debe ser tomada a la ligera. Encontrar al consultor idóneo puede tomar cierto tiempo, y ante los recursos que suelen estar en juego, como tiempo y dinero, lo más adecuado es no apresurarse y hacer una revisión del negocio; estudiar sus requerimientos, y evaluar los beneficios de cada opción, así como sus ventajas competitivas.

 

Lee: ¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

 

Para agilizar la toma de decisiones y finalmente seleccionar la empresa consultora apropiada -aquella que más que un proveedor sea un aliado de negocios-, se ha identificado una serie de aspectos clave a considerar:

  1. Años de experiencia. Un consultor con varios años en el mercado, seguramente cuente con una mayor capacidad para atender las necesidades y resolver oportunamente los problemas en cada fase del proyecto de implantación.
  2. Implantaciones exitosas. Cuenta tanto la calidad como la cantidad. El número de implantaciones exitosas es un indicador del nivel de excelencia de los servicios ofrecidos por la consultora.
  3. Especialización técnica. Conocer hondamente una materia empodera al proveedor para brindar la solución que mejor se ajusta a los requerimientos de la empresa que solicita el servicio. La preparación debe ser permanente.
  4. Certificaciones. Son el respaldo del saber e indican la sensatez con que son asumidos los proyectos en la organización. Generan credibilidad y confianza.
  5. Conocimiento de la industria. En un mercado dinámico, conocer el rubro o sector es vital para implementar la solución tecnológica más adecuada que ayudará a la compañía a afrontar los escenarios con seguridad.
  6. Habilidad comunicativa. Implica saber escuchar y aprovechar efectivamente la retroalimentación para cumplir tanto con los objetivos de la implantación como para establecer relaciones duraderas con el cliente.
  7. Metodología probada. Implica la elaboración de un plan detallado. Debe contemplar fases ya ensayadas de diagnóstico, análisis, diseño, construcción, implantación y operación de la solución.
  8. Habilidad para resolver problemas. La perspicacia ganada con los años de experiencia, las implantaciones exitosas, el nivel de especialización y la metodología probada forman un equipo consultor capaz de realizar adecuaciones y solucionar imprevistos con agilidad.
  9. Confianza. Generada en gran medida a partir de los años de experiencia y certificaciones de la consultora. Igualmente, por la empatía y el interés en el negocio manifestados por el proveedor.
  10. Soporte. Contar en todo momento con asistencia técnica y soporte vía telefónica, remota o en sitio hará que la empresa que adopta las tecnologías mantenga sus plataformas a tono para agilizar sus operaciones y ofrecer a sus clientes experiencias memorables.
  11. Responsabilidad financiera, normativa y social. Una empresa de primer nivel puede distinguirse por la manera en que aborda estos aspectos, indicadores de su seriedad y compromiso.

Una empresa que cumpla con estas pautas seguramente brindará un acompañamiento que propiciará el aprovechamiento cabal de la inversión en ERP, CRM o BI.

¿Aún no escoge una empresa consultora en TI? Podemos ayudarle.

Innovación, disrupción y Business Intelligence

Si bien a lo largo de la historia siempre se ha innovado, no es hasta hace unos pocos años que el término se acuñó al mundo empresarial para crear una disciplina que las organizaciones hoy se esfuerzan por profundizar. Sin embargo, la innovación no se decreta simplemente, se trata de un ejercicio continuo alrededor de los saberes que implica el desarrollo de nuevas formas de hacer las cosas.

La innovación se puede definir como el proceso mediante el cual productos o procesos productivos, desarrollados a partir de nuevos conocimientos o a la combinación novedosa de conocimientos ya existentes, son introducidos en los mercados de manera eficaz. Para los consumidores, la innovación significa mejores productos o servicios en términos de precio y calidad, lo que da como resultado una mejor calidad de vida. Para las organizaciones, la innovación puede resultar en mejores retornos derivados de la posibilidad de producir bienes diferenciados o de emplear técnicas de producción más eficientes que las aplicadas por la competencia. Adicionalmente, las empresas que generan capacidades permanentes en el campo de la innovación, es de esperarse que cuenten con mayores conocimientos para responder de forma más acertada y rápida ante las variaciones del entorno o las amenazas competitivas.

Evidentemente, la innovación trae consigo un riesgo implícito que tiene que ver con el tiempo, dinero y esfuerzo invertido, por lo que las tecnologías de información, aplicadas a plenitud y con visión, ayudan a descubrir oportunidades doradas para que las compañías evolucionen con la transformación de sus operaciones, la generación de valor para el cliente y la creación de nuevos modelos de negocio; esto con un riesgo menor que aquel que deben asumir las organizaciones cuya transformación digital es llevada a medias.

 

Te podría interesar: ¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

 

La mayor parte de las innovaciones son evolutivas, pero pocas podrían considerarse disruptivas, es decir, que influyan en los hábitos, enfoques y el mundo que las rodea.

Por lo general, las empresas disruptivas tienen varios rasgos en común: se centran en la satisfacción del cliente; manejan extensos indicadores de negocio, tanto financieros y estratégicos como operativos; mantienen la innovación como su eje (se reinventan antes de la competencia) y aprovechan las bondades de Business Intelligence (BI) es su amplio espectro.

Para las compañías innovadoras y disruptivas, la centralización de la información de los clientes y las operaciones así como las confiables analíticas provistas por BI funcionan como el cerebro de la organización. La algoritmia y la inteligencia artificial son instrumentos esenciales para operar eficiente e inteligentemente un negocio. En este sentido, la posibilidad tener una visión 360 de la empresa y trabajar con predicciones no sólo facilita los esfuerzos en torno al aumento de la rentabilidad, sino que empodera a la organización para ser la punta de lanza en el sector.

La innovación, más si es disruptiva, no sólo genera nuevos productos; como externalidad fundamental genera conocimientos y capacidades que harán que la empresa pueda afrontar los desafíos del futuro con mayor fortaleza. Y un país fuerte en el ámbito de la innovación, en definitiva, está mejor preparado para responder con tino a las incertidumbres originadas por la hipercompetencia global.

 

También te podría interesar: CRM, ERP y BI, la combinación para hacer crecer exponencialmente la organización

 

, , ,

¿Puede mi pyme crecer sin tecnologías de la información?

Los acuerdos comerciales que ha tenido México en los últimos años, entre otros factores, han impulsado considerablemente la creación de pequeñas y medianas empresas en el país (pyme). De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen más de cuatro millones de unidades empresariales, de las cuales, alrededor del 99% son pymes que generan 52% del Producto Interno Bruto nacional; sin embargo, según datos del mismo organismo, la esperanza –o desesperanza- de vida de estos negocios es en promedio de tan sólo 7.7 años. De allí la importancia de generar una estrategia empresarial que realmente propicie el crecimiento ordenado y rentable de la organización.

Hacer que una compañía mejore su competitividad implica tomar decisiones en función de la reducción de costos y maximización de capacidades, el incremento de la satisfacción de los clientes, el mejoramiento de los procesos y el desempeño, la innovación, el desarrollo de nuevos productos y la expansión a nuevos mercados. Para alcanzar estos objetivos de manera eficiente conviene considerar las tecnologías de información (TI) como un componente central dentro de la organización tan importante como las demás áreas funcionales. Los beneficios que se logran obtener con su aplicación en poco tiempo pueden convertirse en la ventaja competitiva que destaque a la empresa por sobre las demás y asegure su permanencia en el tiempo.

Transformación digital

Es frecuente encontrar pyme que trabajan de forma intuitiva o especulativa. Muchas compañías no se atreven a adoptar TI por el desconocimiento de sus beneficios y alcance, lo que hace improbable la disposición de recursos para desarrollar el área. Actualmente, la informática provee de soluciones para acelerar, por ejemplo, los procesos de logística en una organización, la administración de inventarios, canales de distribución, los sistemas contables y de facturación. Asimismo, otorga instrumentos para alcanzar una gestión exitosa de la relación con los clientes capaz de ser seguida por múltiples canales en tiempo real. Una empresa que con estos fines adopta TI ejerce la transformación digital con todas sus letras y con seguridad podrá posicionarse mejor que aquellas que no se atreven a hacerlo.

La clave para las organizaciones

No cabe duda de que el aprovechamiento adecuado de sistemas ERP (Enterprise Resource Planning) o CRM (Customer Relationship Management) puede impactar positivamente en la rentabilidad y productividad de la organización. Si complementariamente se emplea BI (Business Intelligence), el éxito está prácticamente garantizado.

Una pyme que en su afán por sobrevivir deja de lado la planificación con el apoyo de TI, difícilmente tenga un lapso de vida mayor al promediado. En este sentido, integrar la tecnología dentro de la estrategia se convierte en la regla de oro para lograr el crecimiento deseado.